Citas con Migración se vuelven armas de doble filo para inmigrantes de Los Ángeles

A nivel nacional, se han reabierto 1,656 casos de deportación del inicio de año al 31 de mayo, lo cual es un aumento de 966 en comparación al año pasado

Citas con Migración se vuelven armas de doble filo para inmigrantes de Los Ángeles
La gente espera afuera del edificio de los Federales
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

Con una mezcla de nerviosismo y esperanza, Lesbia Ramos, de 30 años espera una respuesta desde hace más de seis meses del Departamento de Inmigración y Ciudadanía de Estados Unidos (USCIS) en su caso de asilo político.

La guatemalteca, madre de tres hijas, dijo que se vio forzada a dejar su país siete meses atrás debido a la violencia extrema.

“Mi esposo y yo teníamos tres negocios en Guatemala, pero sufríamos de extorsión”, comentó  Ramos al salir del Edificio Federal del centro de Los Ángeles recientemente.

“Uno trabajaba solo para pagar las extorsiones del delincuente y llegó un momento en que ya no podíamos y nos dijeron que me iban a secuestrar a una de mis hijas”, relató.

Sin pensarlo mucho, la familia de cinco llegó a Nogales, México a pedir el asilo. “A mi esposo se lo negaron y se tuvo que regresar. A mi y a mis hijas nos dejaron pasar, pero me pusieron un grillete en el tobillo”, explicó. “Todo ha sido bien duro para nosotros, la vida nos cambió”.

Lesbia Ramos en la puerta del Federal Building en downtown (Foto Aurelia Ventura/ La Opinión)

Ramos dijo que ella no sabe cual será su future, puesto que el 22 de agosto tiene cita en la corte de inmigración.

Pese a tener un poco de miedo cada que llega al Edificio Federal – donde se ubican las oficinas de Migración –  ella dice que esta luchando por permanecer en el país para no poner en riesgo la vida de sus hijas.

Su preocupación no es aislada.

Miles de personas visitan diariamente las oficinas de Migración en Los Ángeles para cumplir con citas de sus casos. Aunque estos trámites nunca fueron de rutina, se han vuelto todavía más onerosos desde que el presidente Donald Trump entró al poder.

No solo han arreciado los operativos antiinmigrantes, estadísticas recientes han demostrado que las deportaciones para quienes tienen casos abiertos va en aumento.

Inmigrantes deportados

Miles de casos a nivel nacional que no suponen una amenaza en la seguridad pública de Estados Unidos han sido reabiertos o están siendo revisados. En lo que va del año, la reapertura de los casos de deportación aumentó un 60% en Los Ángeles.

Desde el inicio de su presidencia, Trump pidió a los tribunales de inmigración reabrir casos que habían sido cerrados administrativamente en el pasado.

Pese a que el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) ha dicho que las personas con historial delictivo son la prioridad para deportación, cualquier otro inmigrante que haya cometido un delito menor, incluyendo una violación de tránsito puede tener su caso reabierto.

Lesbia Ramos muestra una fotografía de sus tres hermanas. (Foto Aurelia Ventura/ La Opinión)

A nivel nacional, se han reabierto 1,656 casos de deportación desde el inicio de año al 31 de mayo, lo cual es un aumento de 966 casos en comparación al año pasado.

En Los Ángeles, se han vuelto a abrir 475 casos, un aumento de 292 durante el mismo periodo.

Recomendaciones

La abogada de inmigración Alma Rosa Nieto recomienda a las personas que tengan que presentarse a las oficinas de Migración o a los tribunales federales que vayan acompañados de un abogado.

“Hay personas, por ejemplo, que tienen citas con ICE (Oficina de Inmigración y Control de Aduanas) y se tienen que reportar cada mes normalmente y bajo la nueva directiva no les están renovando el permiso conocido como ‘prosecutorial discretion’ a muchas personas”, dijo Nieto. “Entonces corren el riesgo de tener una detención el día de la cita”.

Agregó que un abogado no impide que una persona sea detenida en el momento, pero puede hablar con el supervisor, tener argumentos o intentar convencer al oficial migratorio para que le de una oportunidad más al inmigrante.

“También, el abogado esta ahí tomando nota de lo que esta pasando, por si hay algún tipo de abuso o alguna irregularidad el abogado puede utilizar eso contra inmigración y a favor de su cliente”, añadió.

En los casos de asilo político, dijo la abogada, estos casos están tardando más puesto que ahora se ha expandido el número de los países que archivan asilo.

“Por ejemplo, ahora se están aprobando muchos casos de mexicanos donde antes era una burla que un mexicano pidiera asilo”, expresó

Para las personas que no tienen los medios para llevar a un abogado, Nieto dijo que una recomendación legal es suficiente. El abogado le puede decir al inmigrante las opciones de su caso y las probabilidades de ser aprobado o negado.

No pierde las esperanzas

Ramos confía en que su caso pueda ser aprobado. Dijo que no ha cometido ningún delito y su única solución para salvar a sus hijas fue escapar de su país.

“Tuve un grillete por un mes y es muy incómodo, uno se siente raro y la gente se te queda viendo, pero todo lo hice con tal de salvar a mis hijas”, dijo Ramos.

Agregó que durante sus visitas a la oficina de inmigración ha visto a personas que llevan más tiempo en espera.

“Es algo incierto porque cuesta que le den a uno la cita [con el juez de inmigración],  pero siento que mi caso esta avanzando rápido”, explicó.

La Asociación Nacional de Jueces de Inmigración, reveló que aproximadamente 325 jueces están encargados de resolver casi 600,000 casos de inmigración en el país.