No hay cargos para policía de Santa Ana por tiroteo fatal de adolescente desarmado

Es la segunda vez que el agente dispara y mata a una persona

Por segunda vez en cinco años, la Oficina del Fiscal de Distrito del condado de Orange (OCDA) declinó presentar cargos contra un agente del Departamento de Policía de Santa Ana que se vio envuelto en un tiroteo fatal de un latino.

Según la Fiscalía, no hay pruebas suficientes para mostrar que el detective David Prewett cometió un crimen cuando le disparó en enero pasado a Steve Salgado, un joven de 18 años que estaba desarmado.

Su muerte provocó airadas protestas de familiares y la comunidad por considerar el hecho como un abuso policial.

La policía dice que la tarde del 29 de enero Prewett estaba con una patrulla antipandillas cuando se acercaron a un auto Nissan planteado que se detuvo y bloqueó un callejón en un vecindario de mala reputación. Salgado, un pandillero documentado, salió del vehículo y corrió cuando los agentes se acercaron.

Prewett lo persiguió a pie por una corta distancia. Sus compañeros, Taylor Salo y Scott Collard lo siguieron en el auto.

La policía dice que durante la persecución, Salgado se llevó una mano a algo en su bolsillo y los agentes creyeron que podría tener un cuchillo o un arma.

De hecho, Salo envió un mensaje por radio a los agentes con el código “417” advirtiendo que Salgado posiblemente podría tener un arma. Salgado continuó corriendo por un patio de apartamentos cuando Salo trató sin éxito de cortarle el paso. Salo y Collard salieron de la patrulla y persiguieron a Salgado alrededor de una casa móvil estacionada.

Tanto Salo como Prewett tenían sus armas afuera cuando dieron órdenes de “soltar el arma”. También dicen que Prewett le gritó “Alto, la Policía”, pero que Salgado no acató esas órdenes.

Los policías dijeron que Salgado fue baleado después de sacar algo de su bolsillo y mirar hacia atrás a Prewett.
Las balas de la pistola de Prewett impactaron a Salgado tres veces y éste cayó al suelo.

Los policías registraron su cuerpo, pero no encontraron armas, sólo una pipa de metanfetamina y un teléfono celular. Minutos mas tarde llegaron los paramédicos y declraron muerto a Salgado en el lugar.

El informe de OCDA cita un video de mala calidad que muestra a Salgado agarrar algo y posiblemente tirarlo a la calle, pero no muestra claramente el momento exacto en que Prewett decidió disparar. Prewett no habló con los investigadores sobre el incidente, pero dos de sus compañeros sí lo hicieron. Collard creía Salgado estaba armado con un arma y la usaría contra los policías si tenía la oportunidad. El detective Matthew Clear pensó lo mismo, ya que dijo que Salgado estaba “corriendo en esa área … vestido como un típico pandillero latino”.

El OCDA indicó que las entrevistas con los policías y el estatus de Salgado como un pandillero documentado influyeron en la decisión de no presentar cargos en el tiroteo.

De esta manera, Prewett no enfrentará a la justicia por segunda vez en la muerte de un latino desarmado en Santa Ana. En 2012, la Fiscalía también declinó presentarle cargos por la muerte de Elmer Pérez, que apuntó a los agentes con una replica de pistola que resultó ser de juguete.