Video: Senador republicano Graham le envía un ultimátum a Trump

"Si Jeff Sessions es despedido, el precio a pagar será infernal", advierte el influyente líder republicano. Añadiendo que no está "drenando el pantano" sino poniendo patas arriba la democracia
Video: Senador republicano Graham le envía un ultimátum a Trump
Sen. Lindsey Graham, R-S.C.

Nueva York-. Si el presidente Donald Trump pensaba que la estrategia de bullying político a la que ha sometido al Fiscal General Jeff Sessions durante las últimas semanas no tendría ninguna consecuencia, más allá de intentar intimidar al jefe del Departamento de Justicia por recusarse de las investigaciones federales sobre la posible influencia del gobierno ruso en las elecciones estadounidenses, se ha encontrado que un sector del liderazgo de su propio partido parece estarse hartando del modus operandi presidencial.

En declaraciones recientes, Trump ha estado cuestionando el trabajo del Fiscal General Sessions, llegando incluso a insinuar que podría despedirlo, hasta el punto que algunos medios valoraban a Rudolph Giuliani como posible remplazo en la jefatura del Departamento de Justicia.

El acoso se venía manifestado consistentemente en la plataforma favorita del presidente, en lo que algunos analistas consideran es una estrategia de desacreditación para obligar al fiscal a renunciar, con tuits en los que denunciaba que Sessions “ha adoptado una posición MUY débil ante los crímenes de Hillary Clinton”, por el uso de su correo electrónico personal que hizo la ex candidata en su etapa como secretaria de Estado y frente a las filtraciones de las agencias de inteligencia.

Sin embargo, el tema adquirió otro cariz cuando el nuevo director de comunicaciones de la Casa Blanca, Anthony Scaramucci, admitió a los periodistas que “obviamente hay un conflicto en la relación” entre Trump y Sessions.

“Tendremos una decisión pronto”, agregó sin dar más detalles Scaramucci tras subrayar que Trump quiere que todos los miembros de su gabinete le sean leales.

Poco antes de sus declaraciones ante los periodistas, Scaramucci sostuvo en una entrevista radiofónica que “probablemente” es correcto pensar que Trump quiere que Sessions deje de estar al frente del Departamento de Justicia.

Esta vez la respuesta saltó del lugar menos esperado y de la manera más contundente. En declaraciones a Manu Raju, de CNN, el senador republicano por Carolina del Sur, Lindsey Graham, le dio todo su respaldo a su excolega en el senado. “Apoyo 100% a Jeff Sessions”, dijo Graham. Y luego le lanzó una advertencia al presidente: “Si Jeff Sessions es despedido, el precio a pagar será infernal”.

“Cualquier intento de perseguir a Muller (al frente de la Investigación Especial del Senado sobre Rusia), podría incluso ser “el principio del fin de la presidencia de Trump, a menos que Muller haga algo incorrecto”, dijo lapidario el senador Graham

Después de precisar que el Comité Judicial, del cual Graham forma parte, no ofrecería audiencias para un nuevo Fiscal General hasta el 2018, criticó fuertemente al presidente. “Este empeño en basicamente marginalizar y humillar al fiscal general no es bien recibido en el senado‘, dijo Graham a CNN. “Si crees que Jeff Sessions debe ser despedido, usa el poder que tienes y acepta las consecuencias”.

Graham añadió que muchos piensan que lo que el presidente está haciendo va más allá de lo aceptable en una nación de leyes. “Espero que el presidente reciba buenos consejos y se enfoque en aquello para lo que fue elegido, que es cambiar la cultura en Washington. Esto no es drenar el pantano, lo que está haciendo es poniendo la democracia patas arriba”.

En su página del senado, Graham emitió un escueto comunicado de prensa en apoyo a Sessions.

“Jeff Sessions es una de las personas más decentes que he conocido en mi vida política. Es un conservador sólido, pero sobre todo cree en el estado de derecho. Jeff entiende que somos una nación de leyes, no hombres. En ocasiones, he discrepado vigorosamente con Jeff, pero nunca he dudado de su integridad o sentido del juego limpio.

“El tweet del presidente Trump hoy sugiriendo que el Procurador Genera Sessions debe perseguir a un ex rival político es altamente inapropiado. Las decisiones de la fiscalía deben basarse en la aplicación de la ley sin indicios de motivación política. Hacer lo contrario es huir de la larga tradición americana de separar la ley de la política partidista“.