Demanda contra el condado de Orange por restringir zonas de sombra a las personas sin hogar

Un demandante ya ha sufrido un golpe de calor, según la demanda

Defensores de las personas sin hogar han presentado otra demanda en el condado de Orange, la tercera este año, con la esperanza de mejorar las condiciones de vida de las personas desamparadas, a quienes les han quitado paraguas y tiendas de campaña que usan para resguardarse del sol del verano, además de cerrar el acceso a áreas sombradas del Centro Cívico de Santa Ana en el que acampan, según informa KPCC.

La demanda afirma que la ciudad de Santa Ana junto al condado de Orange, pues administran conjuntamente este Centro Cívico, violan los derechos civiles y de propiedad de las 200 personas sin hogar que viven en este lugar al aprehender sus pertenencias sin previo aviso y dificultar su recuperación.

Morgan Denges, coordinador voluntario del grupo Trabajador Católico del condado de Orange y uno de los demandantes, asegura que los esfuerzos de su grupo para ayudar a los sin techo de este Centro Cívico son a menudo frustrados cuando las autoridades confiscan los suministros donados.

“Ellos parecen empeñados de forma activa en hacer que sea más difícil no tener un hogar, creo que se trata de un esfuerzo para alejar a todo el mundo de aquí”, explica a KPCC. La demanda recoge que uno de los demandantes ha sufrido un golpe de calor a causa de esta situación.

La demanda fue presentada por el Elder Law and Disability Center junto con varios abogados privados. Brooke Weitzman, abogada del centro, presentó una demanda similar a principios de este año en nombre de las personas sin hogar que viven a lo largo del río Santa Ana.

El condado resolvió la demanda, acordando avisar con antelación la intención de confiscar las pertenencias, además de almacenarlas durante 90 días en un lugar fácilmente accesible.

Jesús Pamas en el Centro Cívico (Jorge Luis Macías/La Opinión).

NO ABANDONAR SUS PERTENENCIAS

Weitzman espera que Santa Ana acepte también dar aviso previo antes de confiscar las pertenencias en el Centro Cívico. También quiere que la ciudad elimine un código municipal que limita la cantidad de pertenencias que las personas sin hogar pueden tener en el Centro Cívico a 3 pies cúbicos y que requiere que estén a menos de 3 pies de su propiedad en todo momento.

“Alguien que está tratando de ir al baño o de conseguir un trabajo o de ver a un médico teme de que sus cosas sean consideradas como desatendidas y tiradas a la basura”, asegura Weitzman. La ciudad de Santa Ana todavía no se ha pronunciado acerca de de la demanda.

Funcionarios del condado han alentado activamente a los campistas del Centro Cívico a mudarse a un refugio cercano para personas sin hogar en Courtyard, que se abrió el otoño pasado. El refugio tiene una capacidad para 400 personas, pero de forma habitual son más las personas que pasan allí la noche.

El número de personas sin hogar en el condado de Orange ha aumentado un 50% en los últimos cuatro años, con un número total de casi 2,600 personas, según una estadística del mes de enero. Otras 2.200 duermen en refugios.


NOTAS RELACIONADAS