Editorial: Una leyenda del deporte queda manchada

El futbolista Rafael Márquez ha sostenido una relación de casi 20 años con un narcotraficante, de acuerdo con el Dpto. del Tesoro de EEUU
Editorial: Una leyenda del deporte queda manchada
Rafa Márquez fue sancionado por el Dpto. del Tesoro de EEUU por supuestos vínculos con el narcotráfico.

La noticia de que el futbolista mexicano Rafael Márquez fue sancionado por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos por colaborar en actividades del narcotraficante Raúl Flores Hernández, al igual que otras decenas de personas y empresas, es una fuerte sacudida para la opinión pública, especialmente para los aficionados al fútbol.

Márquez, de acuerdo con el reporte dado a conocer, ha sostenido una relación de alrededor de 20 años con el narcotraficante. Eso significa que el futbolista nacido en el estado de Michoacán se habría asociado con Flores casi desde sus primeros logros en el deporte; Rafa tuvo su primera temporada en la primera división mexicana en 1996-97 con el Atlas de Guadalajara, su actual club y al que retornó hace algunos años para completar una carrera de leyenda.

De hecho, Márquez trató comprar al club rojinegro hace varios años y ahora es inevitable preguntarse si ese intento incluía utilizar dinero del narco.
Será interesante escuchar lo que Márquez tenga que decir respecto a este delicado tema, porque tendrá que hacerlo, pero no puede descartarse un retiro inmediato de las canchas.

El exdefensor del Mónaco de Francia, Barcelona de España y NY Red Bulls de la MLS tiene 38 años de edad y se había impuesto como objetivo jugar su quinta Copa del Mundo con la selección de México el año próximo en Rusia, con lo que empataría un récord mundial y completaría su legado.

Márquez, elegantemente apodado el “Káiser” como tributo a su calidad y liderazgo como futbolista, es el único hombreque ha sido capitán de una selección nacional en cuatro Mundiales seguidos (2002, 2006, 2010 y 2014), y hasta se dio el lujo de anotar importantes goles en cada uno de los tres anteriores.

Por estos logros, por su jerarquía y muy buena imagen no sólo en el ámbito del fútbol mexicano, sino a nivel internacional, es que el anuncio del miércoles resulta tan impactante. Márquez se había convertido desde años recientes en la voz de los futbolistas mexicanos para evitar atropellos contractuales de los directivos. Mucho antes de eso, había promovido la buena alimentación de los niños desfavorecidos mediante su propia fundación.

Libre de serios escándalos que hubiesen manchado su imagen durante más de 20 años como figura pública, Rafael Márquez era el último atleta mexicano que uno hubiera podido imaginar vinculado a una organización criminal, si es que termina por demostrarse que lo estuvo.