Kris Jenner detalla cómo convirtió a su ex Caitlyn en una estrella millonaria tras su boda

Kris afirma que su ex solo tenía 200 dólares en el banco antes de que ella se hiciera cargo de sus relaciones públicas y lo hiciera una estrella
Kris Jenner detalla cómo convirtió a su ex Caitlyn en una estrella millonaria tras su boda
Al parecer Caitlyn tiene mucho que agradecerle a su exmujer.
Foto: Bang Showbiz

Nadie duda ya de la capacidad de Kris Jenner de convertir en oro todo lo que toca, ni de que jugó un papel fundamental en la construcción del imperio en que se ha convertido su familia a partir de lo que parecía ser un desastre: la filtración de un vídeo sexual de su entonces poco conocida hija Kim Kardashian, que por aquel entonces formaba parte del séquito de Paris Hilton como una de sus amigas no famosas.

Sin embargo, la matriarca del famoso clan televisivo no parece haber podido resistir la tentación de recordarle al mundo que ella fue la responsable de convertir a su ex Caitlyn Jenner -con quien estuvo casada más de dos décadas y tuvo dos hijas- en una estrella cuando su fama como medallista olímpico, y su fortuna, ya se habían esfumado.

“Me enamoré de él al 150 por ciento, sin duda. Yo siempre he afrontado la vida con una actitud proactiva, dispuesta a resolver los problemas, no me paro a pensar cuál va a ser el plan, simplemente me lanzo a por todas. Después de casarnos me di cuenta de que disponía de poco dinero, pero me dije: ‘Vamos a mudarnos a esta casa y vamos a trabajar duro’. Él ni siquiera tenía una tarjeta de presentación, no tenía presencia mediática, nada. En aquella época no había Internet que yo pudiera, o supiera, utilizar. Solo tenía un teléfono móvil del tamaño de un ladrillo, una máquina de escribir y una de esas agendas rotativas”, ha recordado la ahora estrella televisiva en el podcast ‘Never Before’ de Janet Mock emitido en el portal Lenny Letter fundado por Lena Dunham.

Todos los factores que existían en su contra -la falta de medios, su inexperiencia en las relaciones públicas o la falta de relevancia de su entonces marido- no consiguieron desalentar a la incombustible Kris, quien se puso manos a la obra para devolver al atleta -conocido como Bruce antes de su cambio de género- a la época de esplendor que vivió durante su paso por los Juegos de Montreal de 1976.

“Nadie le estaba llamando para dar discursos, o para que saliera de gira promocional, pero yo me di cuenta de que podía ser un orador increíble, y a partir de ahí me las arreglé como pude. Le dije a mi ayudante Lisa: ‘Tenemos al mejor hombre del mundo, pero no cuenta con nadie que le ayude. No hay muchos proyectos en su horizonte, y solo tiene 200 dólares en el banco. Así que, ¿qué vamos a hacer?'”, ha relatado Kris sobre sus primeros años como mánager de Caitlyn, dando a entender que ella puso el esfuerzo y los medios económicos para construirle una carrera. “Los niños tenían que comer, y nosotros teníamos que pensar en algo”, es su resumen de la situación.

Bruce y Kris Jenner en 2011. La situación entre ambos está... tensa.
Bruce y Kris Jenner en 2011.

Queda por ver cómo le sienta a Caitlyn este recordatorio de lo mucho que le debe a su exmujer, con quien mantiene un enfrentamiento abierto debido a la imagen poco favorecedora que pintó de ella en su libro de memorias. Aunque Kris y sus hijas Kardashian -Kourtney, Kim y Khloé- han sido la parte más beligerante de esa guerra sin cuartel, lo cierto es que Caitlyn tampoco se ha quedado atrás, burlándose de las quejas de su ex y asegurando que en realidad no está ofendida, sino que solo busca crear ‘drama’ para subir la audiencia del reality familiar.

“Está diciendo cosas en un programa que está lleno de drama. Supongo que ella las cree de verdad. Es decepcionante. Yo menciono muchas cosas buenas sobre ella en el libro. Me gustaría que no hubiese reaccionado como lo ha hecho. Ha asegurado que me lo he inventado todo, y no es el caso. Incluso cuando Kris y yo nos separamos hace cuatro años, yo no pensaba que pudiera atreverme a dar el paso y realizar mi transición. Y por lo que a mí respecta, ella puede escribir su propio libro. De hecho, puede que lo haga, pero no sería tan jugoso como el mío“, aseguraba Caitlyn a la revista OK! con sentido del humor.