Cortometraje de Dreamer gana en festival de cine en la República Checa

Osvaldo Ozuna narra la historia de un joven atrapado entre la pobreza y el narcotráfico en la frontera
Cortometraje de Dreamer gana en festival de cine en la República Checa
Osvaldo Ozuna, 24, es el director y productor del cortometraje Muñecas el cual ha ganado dos premios. (Jacqueline García)

Mientras Osvaldo Ozuna veía las actualizaciones en su página de Facebook el último domingo por la noche encontró una noticia que no podía creer.
Su cortometraje había ganado en la categoría de “Mejor Película Estudiantil” en el Festival de Cine Independiente de Praga (PIFF) 2017, en la República Checa.

“Me levanté, caminé [por mi casa] y luego volví a ver la página para ver si era verdad”, dijo a La Opinión aún emocionado el joven, quien es beneficiario de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

Ozuna escribió y dirigió el cortometraje “Muñecas” el cual narra la vida de un joven en la frontera de México y Estados Unidos y que se ve atrapado entre la pobreza y el narcotráfico.

Para Ozuna, el crecer en la ciudad fronteriza de Ensenada, Baja California, y escuchar un sinnúmero de historias similares a la del protagonista de su cortometraje era común.

“Pero había una que siempre se quedó en mi cabeza”, recordó el joven, quien no dudó en darle vida a ese personaje en cuanto tuvo la oportunidad.

El guión de Ozuna cautivó a Salvador Carrasco, su profesor y quien dirige el programa de producción de cine en el colegio comunitario Santa Monica (SMC). Tanto así que ganó como el proyecto de final del semestre de la clase de cine.

Muñecas narra la historia de la pobreza y el narcotrafico y fue grabada en Rio Colorado AZ. (Suministrada)

“Cuando mi profesor me avisó que gané no podía creerlo pero eso me dio mucha confianza en mí mismo… Un joven indocumentado como yo había ganado”, señaló.

En 2014 Ozuna comenzó la grabación de “Muñecas”, un cortometraje de 25 minutos. Y es que a sus 21 años, el tener el guión ganador le concedió el título de productor y director; además de que, bajo su mando tenía a un grupo de más de 40 personas, la mayoría estudiantes del último grado de la clase de cine.

“Al principio no sabía que hacer, fui con los estudiantes que sabían más y me asesoré”, dijo el joven quien pese a haber escrito un guion espectacular no tenía experiencia en la dirección de cortometrajes.

Superando su propia tragedia

Los Ozuna emigraron a Estados Unidos en 2003 al igual que muchos inmigrantes que buscan un mejor futuro.

“A mí me emocionó mucho saber que nos íbamos cerca de Los Ángeles porque sabía que había más cosas que hacer y más futuro”, pensó en aquel momento Ozuna, quien aún era un niño de apenas 10 años que siempre tuvo pasión por el arte.

La familia, de cinco miembros, llegó para establecerse en Bell, California. Todos tenían visas de turistas pero cuando estas expiraron se convirtieron en indocumentados.

Ozuna recuerda vívidamente el día en que su consejero de secundaria “sin pelos en la lengua” le dijo que con su situación de indocumentado le iba a ser difícil obtener educación superior pero que sí era posible.

Osvaldo (primero de la izq.) emigró con sus padres cuando tenía 10 años. (Suministrada)

“Mr. Viveros [su consejero] me ayudó mucho y me dio opciones. Yo no creía que iría a un colegio comunitario pero cuando escuché que Santa Monica College es el colegio número uno en transferir a estudiantes a universidades escogí ese”, dijo Ozuna, quien en ese momento soñaba en asistir a la universidad.

En 2012 con la aprobación de DACA, Ozuna sintió que había un camino al éxito.

Sin embargo, mientras trabajaba en su cortometraje y cuando parecía que todo iba de maravilla, el joven recibió dos golpes bajos.

Su hermana, de 30 años de edad y quien residía en Texas y era víctima de violencia doméstica, fue deportada en enero de 2015 y sus cuatro hijos se quedaron solos.

“Fue muy doloroso pero teníamos que hacer algo por mis sobrinos”, dijo Ozuna. “[Mis padres y yo] tuvimos que ir a recoger a sus cuatro niños y traerlos con nosotros”, recordó.

Después, tuvieron que luchar con todas sus fuerzas por la custodia legal de los menores. Y pese a que el padre de los niños es ciudadano estadounidense su conducta no lo ayudó.

Los Ozuna ganaron la batalla legal pero en medio de los problemas familiares y la falta de dinero Ozuna no pudo renovar su permiso de DACA.

“Tuve que dejar todo lo que estaba haciendo y me fui a trabajar a una fábrica de muebles donde no pedían papeles”, confesó el joven.

“Cuando empecé a trabajar mi jefe pensó que no iba a durar pero me quedé porque necesitaba el dinero… El trabajo era demasiado fuerte y pesado”, cuenta este Dreamer, quien asegura conoció muchas historias de inmigrantes que trabajan largas horas fabricando muebles.

Después de siete meses, Ozuna pudo restablecerse, renovó su permiso de trabajo y continuó con su proyecto.

Ozuna con el profesor Salvador Carrasco en el set de grabación de Muñecas. (Suministrada)

Su logro como director

“El logro de mi cortometraje se dio porque me rodeé de personas que saben más que yo. Tuve que aprender muy rápido”, aseveró.

Ozuna, una persona muy creativa y visual, intentó cubrir todos los planos. En su guión habló de un “río sin final”; para encontrarlo viajó hasta el área no incorporada de Cibola, Arizona, en el Río Colorado.

“Hablamos con autoridades para pedir los permisos y como era un área no incorporada fue más fácil. Nos ayudaron mucho”, dijo Ozuna quien al mismo tiempo recordó sus limites en el país.

“Había una escena que tal vez se tendría que realizar en ambos lados de la frontera y para eso mis compañeros decían que yo me quedara de este lado”, recuerda con gracia el joven. Al final la escena no se llevó a cabo.

Ozuna tuvo a su cargo a un grupo de más de 40 personas para realizar el cortometraje. (Suministrada)

Después de seis días de grabación en Arizona el grupo grabó la otra parte en la ciudad de Palmdale, California.

A principios de año el cortometraje comenzó a ser enviado a diferentes festivales y Ozuna ha visto los frutos de su arduo trabajo.

En abril ganó en el Festival de Cine de Sillicon Beach 2017 bajo la categoría del “cortometraje más inspirador” y en julio participó en el Festival de Cine Estudiantil Nahal 2017 en Irán.

El 6 de agosto ganó en el PIFF 2017, sin embargo su estatus de DACAmentado no le permitió asistir.

“Yo sabía que era finalista pero no tenía dinero para aplicar [para solicitar el permiso de viaje]”, dio Ozuna.

El profesor Carrasco dijo que en un momento en que la migración mundial domina los titulares, el cortometraje ‘Muñecas’ es la realidad humana detrás de las estadísticas.

“Una de las grandes ironías de la película es que su propio director no puede salir de Estados Unidos debido a su estatus migratorio, sin embargo, su voz todavía puede cruzar las fronteras a través del poder de la narración”, dijo Carrasco.

Ozuna (izq.) junto al actor Alex, quien dio vida al personaje principal Pablo, en Muñecas. (Suministrada)

Sin embargo, Diana Ringo, directora del festival PIFF dijo que los jueces consideran que Ozuna tiene un gran potencial como director.

“Proyectamos seis películas de estudiantes en nuestro festival que fueron seleccionadas de alrededor de 100”, dijo Ringo. “Nuestros jueces quedaron impresionados por la combinación de elementos artísticos de ‘Muñecas’ y la alta calidad de la producción. La historia era única, conmovedora y provocadora, fue bien recibida por la audiencia”.

PIFF esta en proceso de enviarle su reconocimiento por correo a Ozuna.

La experiencia que Ozuna ha ganado durante estos años también le ha abierto las puertas laboralmente.

Hace poco terminó una pasantía con Village Roadshow Pictures y recientemente fue contratado para un largometraje con SIBA Media, una compañía de producción de entretenimiento basada en Los Ángeles.

El joven dijo que es apasionado del arte porque al final del día, dijo, el cine es igual que cualquier otra carrera, el trabajo en equipo y la comunicación son clave.

“Es como en la política cuando quieren pasar una legislación o como la ciencia cuando hacen un proyecto. Todo es una conversación”, aseveró.

Él asegura que el logro del éxito es rodearse de personas que saben más que uno. “Como ganador [del guion en SMC] yo tenía dos opciones; creerme el mejor por ser un indocumentado que ganó o aprender de otros”.

Ozuna escogió lo segundo.