Trump intenta “enmendar” su tibia condena al ataque en Virginia

El presidente escribió en Twitter varios mensajes, pero no habla de supremacistas blancos

Guía de Regalos

Trump intenta “enmendar” su tibia condena al ataque en Virginia
El presidente Trump ha sido criticado por no condenar la "supremacía blanca".

En un intento de enmendar su postura sobre los ataques en Charlottesville, Virginia, el presidente Donald Trump publicó varios textos en Twitter.

En uno de ellos, incluyó el mensaje que dio a pocos minutos de los hechos del sábado, donde expresó: “Debemos recordar esta verdad: No importa nuestro color, credo, religión o partido político, todos somos primero americanos”.

Este domingo, la Casa Blanca envió un comunicado asegurando que el presidente Trump condenó cualquier forma de violencia, fanatismo y odio, lo cual, “por supuesto incluye a los supremacistas blancos, KKK, Neo-Nazi y todos los grupos extremistas”.

El presidente no escribió nada en ese sentido, aunque envió sus condolencias a la familia de Heather Heyer, la asistente legal de 32 años de edad, que murió arrollada, donde también hubo más de 20 personas heridas.

“Mis condolencias a la familia de la joven mujer que murió hoy, y mis mejores deseos a todos los heridos en Charlottesville, Virginia. ¡Muy triste!”, publicó el mandatario.

También retuiteó un mensaje del Servicio Secreto, donde se envían condolencias y rezos a “las familias, amigos y conocidos” que han sido afectadas por el ataque.

El presidente Trump también aseguró que continuará siguiendo los sucesos en Virginia, pero sin condenar directamente a los grupos supremacistas, como lo hizo incluso su hija Ivanka Trump en redes sociales.

“Proveeremos cualquiera ayuda que se requiera. Estamos listos, dispuestos y tenemos la capacidad”, escribió en otro mensaje el republicano.

Congresistas demócratas y republicanos presionan al presidente Trump para que declare el ataque como un “acto de terrorismo doméstico” y condenar al culpable y a quienes apoya, como “supremacistas blancos”.

Tal fue el caso del Senador por Colorado, Cory Gardner: “Señor Presidente – Debemos llamar a la maldad por su nombre. Esos son supremacistas blancos y esto fue terrorismo doméstico”.

El portavoz de la Cámara de Representante, el republicano Paul Ryan, también expresó su desaprobación al ataque con un duro mensaje.

“Que esto sirva sólo para unir a los estadounidenses contra este tipo de fanatismo vil”, escribió en Twitter.