Pandillero acusado de matar a policía de Whittier se declara no culpable

Michael Christopher Mejía, de 26 años, es acusado de los asesinatos del policía Keith Boyer, de 53 años en Whittier, y de su propio primo, Roy Torres de 47 años de edad, en el este de los Ángeles

Michael Mejia tiene un amplio historial delictivo y había entrado y salido varias veces de la cárcel en los últimos meses.
Michael Mejia tiene un amplio historial delictivo y había entrado y salido varias veces de la cárcel en los últimos meses.
Foto: California Department of Corrections and Rehabilitation

Con la presencia de varios policías y agentes del Sheriff en la corte, un pandillero acusado de matar a su primo en el Este de los Ángeles y luego abrir fuego contra dos policías de Whittier,

matando a uno e hiriendo al otro, se declaró no culpable ayer de asesinato, intento de asesinato y otros cargos.

Michael Christopher Mejía, de 26 años, es acusado de los asesinatos del policía Keith Boyer, de 53 años en Whittier, y de su propio primo, Roy Torres de 47 años de edad, en el este de los Ángeles. Los hechos ocurrieron el 20 de febrero

Mejía está detenido sin fianza y se le ordenó regresar a la corte el 7 de septiembre para una audiencia preliminar.

Durante una comparecencia en el tribunal en junio, los fiscales presentaron una grabación de una entrevista con Mejía en la que se le escucha diciendo a los detectives que les ”mató” al agente y a su primo y ”disparó a otro policía”.

“Supongo que ustedes tienen todo escrito – esfumé a mi primo, esfumé al policía … Quiero decir, ¿qué más quieren? le disparé a otro policía”, dice Mejía en el audio de la entrevista de 48 minutos realizada en una enfermería de la cárcel ocho días después de los asesinatos.

Los cargos de asesinato contra Mejía incluyen la circunstancia especial de alegatos de asesinato de un oficial de paz en el desempeño de sus deberes, asesinato con el propósito de evitar el arresto y asesinatos múltiples. Los fiscales todavía no han decidido si buscar la pena de muerte.

Durante la primera parte del interrogatorio grabado por los detectives del Sheriff Dean Camarillo y Omar Miranda sobre los asesinatos, Mejía dijo inicialmente: ”yo honestamente no recuerdo hacer nada de eso … estaba drogado”.

Pero más tarde le dijo a los detectives, ”lo hice, quiero decir, lo hice … a los dos, los tres se lo merecían”, añadiendo que el “policía se puso demasiado agresivo conmigo”.

Boyer – el primer policía de Whittier muerto en el cumplimiento de su deber en 37 años – fue baleado cuando respondió poco después de las 8:00 a.m. al reporte de una colisión de tránsito cerca de la Calles Colima y Mar Vista Street en el que Mejía presuntamente estuvo involucrado.

 

Keith Boyer. /Suministrada
Keith Boyer. /Suministrada

Mejía presuntamente sacó una pistola semi-automática y disparó a Boyer, así como a su compañero Patrick Hazell, que fue baleado en el abdomen pero sobrevivió.

A Mejía le dispararon por la espalda.

El acusado le dijo a los detectives en la entrevista del 28 de febrero que estaba tratando de huir

después del accidente, pero ”la policía vino justo detrás de mí, en dos minutos ”. Él

observó que los agentes que llegaban no tenían sus armas fuera cuando se acercaron.

”Lo retrasé. Debí haberlos esfumado más rápido”, dijo supuestamente Mejía a los detectives, indicando que “no salieron con ambas pistolas afuera porque si hubieran salido con ambas pistolas apuntando, entonces habría completamente diferente ”.

Cuando los detectives le preguntaron si tenía algo que decir a la Policía de Whittier,

Mejía supuestamente dijo: “entrenen a sus chicos mejor. Acaban de probar lo que es un pandillero de L.A. ¿Sabes a qué me refiero? Y no, no lo siento. Porque sé que me habrían matado, no sentirían lástima por mi familia”.

El acusado dijo que el policial que sobrevivió al tiroteo tenía suerte de estar vivo.

Además de los cargos de asesinato, Mejía también es acusado de un cargo de intento de asesinato de un oficial de paz, robo de autos y la posesión de un arma de fuego por un delincuente con dos condenas previas: robo de segundo grado en 2010 y robo mayor de auto en 2014.

Los cargos incluyen alegatos que Mejía personalmente e intencionalmente descargó un arma de fuego y que cometió los crímenes ”para el beneficio de, bajo órdenes de, y en asociación con una pandilla criminal”.