Abren centro de ayuda legal a bajo costo para inmigrantes

Chirla lo consigue con el apoyo del concejal Curren Price quien asigna un millón de dólares
Abren centro de ayuda legal a bajo costo para inmigrantes
José Mateo acudió al centro de ayuda legal para llenar la solicitud y renovar su DACA. / Foto: Aurelia Ventura
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

Verónica Mendiola llegó a renovar su DACA, el alivio migratorio de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, al nuevo centro de servicios legales para inmigrantes que abrió la Coalición por los Derechos de los Inmigrantes (Chirla) en las oficinas del concejal Curren Price en el sur de la ciudad.

“Aquí solo me cobran 40 dólares por ayudarme a llenar la solicitud mientras que un abogado de migración que consulté en forma privada, me pedía 1,000 dólares”, dice Mendiola, residente de Huntington Park.

Y agrega que los 1,000 dólares que se ahorró en abogados al acudir a Chirla, los empleó para comprarle la ropa a sus cinco hijos para el regreso a clases además de sus útiles escolares.

Mendiola, beneficiaria de DACA desde 2014, dice que Chirla a través de sus centros de ayuda legal les ayuda mucho a las personas como ella que son de bajos recursos.

Es un gran apoyo porque cada año, Migración nos cobra 495 dólares por el trámite de renovarnos el DACA, y aparte tenemos que pagar por el llenado de la solicitud”, dice.

Angélica Salas, directora de Chirla y el concejal Curren Price inauguraron la clínica de ayuda legal en las oficinas del distrito 9, localizadas al sur de la calle Central en el número 4301.

Los servicios son gratis o a muy bajo costo“, puntualiza Salas.

El concejal Curren Price (c) junto a la directora de CHIRLA Angélica Salas (c-izq) y otros colaboradores inauguraron ayer el centro en Sur L.A. / Foto: Aurelia Ventura

Price aportó un millón de dólares del presupuesto discrecional con que cuenta su oficina para financiar los servicios legales de migración para los inmigrantes de escasos ingresos.

“Todos los concejales de la ciudad de Los Ángeles apoyan la causa pero solo el concejal Price ha usado recursos de su fondo discrecional para pagar por servicios legales para los inmigrantes”, aclara Salas.

Esos recursos servirán también para pagar por el cobro que Migración hace por el trámite de ciudadanía a quienes de plano no dispongan del dinero.

Pide ayuda por su ciudadanía

Jenny Duarte de 27 años se presentó temprano al nuevo centro para iniciar el proceso para hacerse ciudadana. “Desde hace seis años que soy residente, y decidí solicitar la ciudadanía porque quiero estar más involucrada en las cosas del país, poder votar y tener algunos beneficios extras”, comenta.

Dice que llegó a la clínica porque una amiga le comentó que ella recibió ayuda de Chirla para hacerse ciudadana. Me contó que todo fue muy fácil y que la ayudaron muchísimo, platica.

Pero además, observa que como ella no tiene un ingreso fijo ya que se dedica a la venta de productos de belleza, acudió a Chirla para ver si la pueden apoyar con el cobro que hace Migración por la solicitud de naturalización.

Yo no tengo para pagarlo y vengo a pedir ayuda”, expone.

Mucha necesidad

Salas dice que decidieron abrir el centro en el sur de Los Ángeles porque en esta área es donde se encuentra la población indocumentada más grande del condado.

“También más de 90,000 personas en el sur de Los Ángeles se pueden convertir en ciudadanos y no lo han hecho todavía”, dice.

Y añade que es una población que no tiene recursos económicos para pagar por sus solicitudes de migración. “El promedio anual de ingresos de la comunidad latina en el sur de Los Ángeles, es de menos de 24,000 dólares. Así que nuestra comunidad necesita ayuda”, dijo.

En este centro satelital de Chirla en el sur de Los Ángeles se ofrecerá ayuda con las solicitudes de ciudadanía y DACA así como renovaciones, y todo tipo de servicios legales.

“Price destinó asimismo un fondo para pagar por el trámite de ciudadanía a los inmigrantes que no puedan cubrirla ya que cuesta casi 700 dólares. De manera que el dinero ya no es una excusa para hacerse ciudadanos”, considera.

Invita a cualquier persona que necesite apoyo migratorio y que vive en el sur de la ciudad, a acudir a este centro de recursos legales de Chirla.

Es una gran oportunidad y no sabemos cuánto va a durar. Ahorita que existe, aprovéchenla porque sabemos que hay mucha gente que no está calificada para asistir legalmente y que está cobrando precios exorbitantes por servicios de migración”, expone.

El nuevo centro cuenta con una abogada de migración de tiempo completo y dos asistentes certificadas por migración. Funciona de lunes a viernes.

José Mateo llegó a solicitar ayuda con la solicitud de renovación del DACA. “Vengo a esta oficina porque nos ofrece precios accesibles para quienes somos estudiantes, no ganamos demasiado y no tenemos los recursos”, comenta Mateo quien desde hace cuatro años está amparado con el DACA.

 

?>