Deportaciones de salvadoreños se desploman en la era Trump

Políticas de Donald Trump contienen a nuevos inmigrantes

SAN SALVADOR — La cifra de salvadoreños deportados principalmente desde México y Estados Unidos entre enero y mediados de agosto se desplomó un 41,7 % en comparación con el mismo lapso del 2016, de acuerdo con información oficial a la que Efe tuvo acceso hoy.

Los datos de la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME) dan cuenta de que hasta el 14 de agosto pasado fueron retornados 7.188 salvadoreños desde México, 10.407 de Estados Unidos y 30 de otros países.

La fuente detalló que estas 17.625 deportaciones representan una disminución del 41,7 %, unos 12.606 retornados menos que en el año 2016, sin explicar las circunstancias que han llevado a esta marcada baja.

A mediados de julio pasado, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) informó sobre una baja del 33 % de las deportaciones en el Triángulo Norte de Centroamérica, región conformada además por Honduras y Guatemala.

En esa ocasión, el oficial de información de la OIM para estos tres países, David Morales, dijo en rueda de prensa que entre las causas que han propiciado esta caída está la disminución del número de centroamericanos tratando de llegar a Estados Unidos.

Añadió que el discurso antimigrante del presidente de EEUU, Donald Trump, ha llevado a las familias de esta zona de Centroamérica con deseos o necesidad de ingresar al país norteamericano a “esperar” o “posponer” su partida.

Un ejemplo de las recientes políticas del Gobierno de Estados Unidos fue el cierre de un programa de “admisión condicional” para niños y adolescentes de El Salvador, Honduras y Guatemala que buscaban refugio en ese país y que favoreció a más de 3.000 menores, informó la Embajada estadounidense en la capital salvadoreña.

El programa “fue creado como una alternativa humanitaria para menores en situación de riesgo que podían reunirse con sus familiares en EE.UU.” y durante su vigencia dio una “vía de migración segura” a 3.030, de los que 2.447 fueron salvadoreños.

En 2016, cerca de 100.000 niños salieron de los países del Triángulo Norte de Centroamérica desolados por la violencia y la pobreza para emprender el peligroso viaje hasta Estados Unidos y las cifras de detenciones de principios de año dan cuenta de que el número podría superar los 150,000 durante 2017.