A los mosquitos les gusta el Valle de San Fernando

Autoridades indican un aumento del virus del Nilo Occidental
A los mosquitos les gusta el Valle de San Fernando
Hasta el momento no hay vacuna o tratamiento para prevenir el virus . / getty

Un aumento en la actividad del virus del Nilo Occidental (West Nile Virus) en el Valle de San Fernando tiene a las autoridades de la salud en alerta este verano.

Y es que 10, de los 22 casos diagnosticados durante este año en el condado de Los Ángeles, eran residentes de dicho Valle.

“El Valle de San Fernando es la zona de mayor preocupación para nosotros este año”, indicó en un comunicado Susanne Kluh, directora de servicios científicos del distrito.

En este lugar, que ha sido catalogado como un “foco crítico”, se cree que la enfermedad se ha expandido —en comparación con otros años— durante esta estación, de acuerdo a autoridades de la salud y al control de vectores.

Los 22 casos encontrados, equivale a la cifra más alta reportada en promedio en los últimos cinco años. De ese total, 19 personas tuvieron que ser hispotalizadas.

Aunque la mayoría, el 80% según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), no presenta síntomas; quienes sí lo hacen pueden experimentar dolor de cabeza, cuerpo y articulaciones, vómitos, diarres y sarpullido.

El CDC agrega que aunque casi todos los pacientes logran recuperarse del virus del Nilo Occidental, la fatiga y debilidad puede perdurar en el pciente por semanas, o quizás meses.

Los diagnósticos más recientes se dieron en residentes de Arcadia, Bellflower, Canoga Park, Palmdale y Winnetka, según indicó NBCLA.

La mayoría de las personas contraen este virus por la picadura de un mosquito contaminado, estos a su vez se contagian cuando se alimentan de la sangre de aves infectadas.

El CDC agrega, que los brotes del virus —detectado en 48 estado del país con excepción de Hawaii y Alaska—empezaron en el verano de 1999 y que las personas más propensas al contagio con aquellas que trabajan o realizan actividades al aire libre.

Prevención

Como no existe una vacuna contra el virus, autoridades recomiendan el uso de repelente o pantalones y evitar agua estancada alrededor de macetas, piscinas y del recipiente de líquido de tu mascota.