Estudiantes de Huntington Park disfrutan del eclipse solar

Con lentes especiales, presencian el fenómeno celestial
Estudiantes de Huntington Park disfrutan del eclipse solar
Alumnos de KIPP Comienza Escuela en Huntington Park disfrutaron del evento portando lentes especiales para ver el eclipse solar. (Aurelia Ventura)

Sin poder contener la emoción del magno evento, docenas de estudiantes junto a sus maestros se reunieron en la cancha de la escuela KIPP Comienza Community Prep en Huntington Park para ver el eclipse solar.

Utilizando sus lentes especiales Monserrat Guerra, de 10 años, dijo que se veía muy bien la imagen de la luna sobre el sol.

“Se va haciendo más gruesa [la imagen] y me gusta porque esto ocurre solo una vez cada 40 años”, dijo la estudiante del sexto grado. “Nosotros aprendimos del eclipse en la clase de ciencias”, aseveró.

Mientras algunos compañeritos decían tener miedo de ver el eclipse, otros no podían quitar la vista del sol con sus lentes y algunos más hacían preguntas sin cesar.

Para Stacey Corzo, de 11 años, las creencias de lo que se debe y no se debe hacer durante el fenómeno celestial las toma muy en serio puesto que su mamá esta embarazada.

“Ella pidió el día libre para quedarse en casa porque dicen que si salen a la calle las embarazadas tienen que ponerse algo rojo en su estómago”, dijo la estudiante del sexto grado. “Si esta descubierta, el bebé puede salir sin brazos o sin pies”.

 

Decenas de alumnos de la escuela ven hacia el sol con sus lentes especiales. (Aurelia Ventura)
Decenas de alumnos de la escuela ven hacia el sol con sus lentes especiales. (Aurelia Ventura)

Oscar Espinoza, maestro de ciencias en la escuela KIPP, fue el organizador del evento. Señaló que advirtieron a los estudiantes antes de salir al patio que debían cuidar sus ojos y no podían ver al sol directamente.

“También creamos unas cajas con unos hoyitos para que los que no usan sus lentes puedan ver la reflexión por medio de la hoja blanca en la caja”, aseveró.

Espinoza dijo que le gusta ver el éxito de este evento puesto que los estudiantes en comunidades de bajos recursos usualmente estarían limitados para ver el eclipse solar por la falta de equipo adecuado. Pero en KIPP se tomaron alrededor de un año para prepararlo.

“Me da mucho orgullo que los estudiantes están aprendiendo de ciencia y esto algo que no ocurre todo el tiempo”, dijo el maestro.

“Hay niños que no tienen la oportunidad de comprar esos lentes especiales y nosotros como escuela somos responsables de darles la misma educación que otros estudiantes”.

Los estudiantes de KIPP Comienza dijeron que ya están listos y más preparados cuando ocurra el próximo eclipse que según científicos será en 2024, comenzando en México, cruzando por Texas y terminando en Maine.