Bajo el calor del sol

¿Consideraste instalar un sistema calentador de agua en tu hogar?
Bajo el calor del sol
Los paneles solares pueden ahorrar entre 50% y 80% en el costo de electricidad y gas.
Foto: Shutterstock / Shutterstock

En la actualidad, existen numerosas opciones para ayudar al medio ambiente y economizar los gastos mensuales. Cientos de hogares, empresas e instituciones ya han adoptado paneles solares que proveen energía renovable. Otra manera de utilizar recursos renovables es con el uso de paneles especiales para calentar el agua.

Los calentadores solares de agua, también conocidos como Sistemas domésticos de agua caliente se pueden instalar en diferentes zonas, independientemente de su clima.
Existen dos tipos de sistemas, pensados para distintas  temperaturas  y que utilizan diferentes métodos de calentamiento: los sistemas activos, que tienen controles y bombas de circulación y los pasivos, que no los tienen.

Calentadores solares activos

Según información del Departamento de Energía, los sistemas activos pueden ser directos o indirectos.
Los calentadores activos directos tienen bombas que circulan el agua a través de recolectores y dentro del hogar. Este tipo de sistema es recomendado en zonas climáticas donde las temperaturas raramente alcanzan el nivel de congelación.
Por otro lado, los sistemas indirectos trabajan con la ayuda de un fluido anti-congelante que calienta el agua que llega al hogar. Este segundo sistema es recomendado para las zonas de menor temperatura.

Calentadores solares pasivos

Este tipo de sistema es generalmente más económico, y si bien no es tan efectivo como los anteriores, tiende a ser más confiable y durar más.

Dentro de esta categoría existen dos tipos de calentadores, los sistemas de almacenamiento integral, recomendados para zonas en las cuales las temperaturas nunca descienden bajo el nivel de congelación; y los sistemas de termosifón, en los cuales el agua caliente asciende al tanque y el agua fría queda en el fondo. Este tipo de sistema es generalmente más costoso que el sistema de almacenamiento integral.
La mayoría de los calentadores solares requieren un tanque de almacenamiento de agua bien aislado.

Consideraciones

Antes de decidirte por un sistema de calentamiento de agua, considera los siguientes aspectos:

  • Evalúa el costo y la eficiencia del sistema, teniendo en cuenta el clima en la zona en la que vives. Elige el sistema que mejor se adapte a tus necesidades y circunstancias.
  • Infórmate sobre las regulaciones y códigos de la zona dónde vives.
  • Una vez instalado el sistema, asegúrate de realizar los servicios de mantenimiento necesarios para que el calentador funciones de manera óptima. En climas secos, con escasas precipitaciones, como California, el sistema necesita limpieza y enjuague regular, que en otras zonas donde se enjuaga de manera natural al caer la lluvia
    En sistemas simples, se aconseja un mantenimiento regular cada 3 ó 5 años. Los sistemas pasivos requieren menor mantenimiento que los sistemas activos.
Jaffa, Israel, es común el uso de paneles solares para calentar el agua.

¿Cómo elegir la compañía de instalación?

A la hora de contratar una empresa que instale el sistema calentador de agua, considera los siguientes aspectos:

  • ¿Cuántos años de experiencia tiene la compañía, instalando y manteniendo sistemas solares?
  • ¿La empresa de instalación de sistemas tiene licencia o está certificada por el estado?

Ventajas y desventajas

Tanto las ventajas como las desventajas de instalar un calentador de agua solar en el hogar giran en torno a las finanzas.

Las mayores ventajas de instalar un sistema de este tipo son el ahorro en el costo de la cuenta de gas y electricidad, así como la preservación del medio ambiente, a través de un método de energía renovable. Se estima que un sistema de calentamiento de agua puede ahorrar entre un 50% y un 80% en la factura mensual.
Quienes instalan un sistema de calentamiento solar también gozan de un crédito en sus impuestos del 30%.

La mayor desventaja es el costo original de su instalación y su mantenimiento. Según un estimado basado en la comparación del costo de distintas empresas, el precio promedio de un sistema, incluída su instalación es de alrededor de $5,000, aunque los precios pueden variar, según la región y las circunstancias particulares de cada caso. También puede haber costos adicionales que incluyen permisos requeridos en ciertas zonas, posibles arreglos a la línea central de agua, o la contratación de un plomero certificado.