Congresista Adam Schiff: “La normalización del fanatismo racista es terrible para el país”

El político demócrata que se ha convertido en uno de los más constantes críticos del Presidente Trump deplora los prejuicios del presidente y afirma que su comité del Congreso "irá hasta donde los hechos nos lleven" en la investigación sobre Rusia
Congresista Adam Schiff: “La normalización del fanatismo racista es terrible para el país”
El congresista Adam Schiff, de California, es el demócrata de mayor rango en el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

Adam Schiff es el congresista que muchos identifican como el contrincante más fuerte de Donald Trump en la Cámara de Representantes pero, en cierta forma, este es un rol que no va para nada con su carácter.

“Es un casting que va contra mi tipo”, dijo Schiff este martes durante una entrevista en su oficina distrital en Burbank, California. “Pero honestamente creo que Trump es tan peligroso para nuestro país, que todos los que pueden deberían levantarse y luchar contra esto”.

Para Schiff, es un rol que no va con su carácter metódico, calmado, su política más bien moderada y una voz que no se eleva más allá de algunos pocos decibeles.

Todo lo contrario a Trump.

Pero la imagen de este político hasta hace poco desconocido por muchos, se hizo constante en la televisión, la radio, los medios en los días en que explotó la controversia sobre Rusia y la pregunta: ¿Qué tuvo que ver ese país con la elección de Trump? y ¿Hubo colaboración entre la campaña de Trump y los rusos?

Loading the player...

Schiff es, sin duda, el congresista demócrata que tiene más influencia sobre la investigación que el comité de inteligencia de la Cámara está realizando sobre los lazos entre la campaña de Trump y la supuesta injerencia de Rusia en las elecciones de noviembre.

El congresista de Burbank-Glendale y alrededores, es el miembro demócrata más alto rango en el comité de inteligencia que realiza la investigación del Congreso sobre ese particular.

Al mismo tiempo, un fiscal especial está investigando el mismo asunto, con la intención de desentrañar qué pasó con los Rusos, las elecciones y la campaña de Trump.

Schiff destaca la diferencia entre las dos investigaciones.

“El fiscal especial debe analizar la evidencia y decidir si se quebrantaron las leyes y decidir si habrá un juicio y a quien”, dijo Schiff, quien manifestó “gran confianza” sobre el fiscal Robert Mueller, que encabeza el trabajo.

Respecto a la que realiza su comité -con los republicanos en mayoría- Schiff indicó que su tarea es “hacer cuenta pública de todo lo que pasó, haya o no haya acusaciones”.

El Congresista demócrata de California, Adam Schiff, en su oficina de Burbank. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)

Schiff explica que, en efecto, si la evidencia muestra que hubo ruptura de la ley y que el presidente mismo fue responsable, “esto podría resultar en su destitución”.

Pero, advirtió para los esperanzados, esto no será tan fácil.

“Hay que tener un nivel de pruebas muy elevado porque el remedio es extraordinario“, dijo Schiff. “Hace años le hice un juicio de destitución en el senado a un juez corrupto y ahí aprendí mucho de lo alto que es el listón legal para lograr destituir a un funcionario de este nivel”.

No es facil, apuntó, porque “hay testigos que no quieren declarar o no quieren proporcionar los documentos pertinentes. Estamos teniendo que obligar a comparecer a personas que deberían hacerlo espontáneamente”.

Pero, agregó, hay que dejar que los “hechos nos lleven a donde sea que tengan que ir y yo voy a enfocarme en que no nos distraigamos del objetivo.

Trump  practica un tipo de fanatismo muy perjudicial

El día de 2017 en que grupos de manifestantes marchaban con esvásticas y cantaban lemas nazis en Charlottesville, Virginia, el congresista Adam Schiff estaba de vacaciones en Francia, visitando un cementerio de Normandía, cerca de las playas donde los aliados desembarcaron el “día D” en junio de 1944.

Ese día se inició una batalla de dos meses que resultaría en la liberación por parte de las fuerzas aliadas,  de los territorios ocupados por la Alemania Nazi.

Cuando Schiff  regresó al hotel, acompañado de su hijo Elijah, puso la televisión y vio las noticias sobre la protesta y la muerte de la contra manifestante Heather Hayer, a manos de un racista que la arrolló con su carro.

¿Cree el Congresista, como dijo Trump, que varias de las personas que cargaban esvásticas eran “buenas personas”?

“No, eso es ofensivo. Si usted está marchando con neo nazis, uste no está haciendo algo bueno. En Normandía vimos el costo tan alto que se pagó para derrotar estas ideas de supremacía racial, pero desgraciadamente, nuestro Presidente tiene un patrón de comportamiento que le hace incapaz de criticar las acciones más repugnantes si las cometen personas que lo apoyan”, dijo Schiff.

Schiff es judío, y como para muchos latinos, judíos y otros que han experimentado el prejuicio en su historia, la actitud de Trump no se reveló el día de Charlottesville, sino mucho antes, desde el día en que el entonces candidato atacó a los migrantes mexicanos como “violadores, narcotraficantes”.

“Su discurso en la convención republicana fue espantoso. Cuando habla de la inmigración es en el contexto de gente que viene aquí a asesinarnos y violarnos”, dijo Schiff. “Es una forma terrible de intolerancia que debe ser condenada. Pero yo creo que el presidente sabe exactamente lo que está haciendo”.

“La normalización de esta forma de fanatismo es un verdadero peligro para el país”, apuntó.

“Que no cuente con nosotros para construir el muro”

Un periódico de habla inglesa reportó este martes que varios asesores de Trump estaban preparando un plan para proteger a los Dreamers, a cambio de pedir a los demócratas apoyo para sus planes presupuestales.

Según Schiff, los demócratas “no van a colaborar con Trump” para financiar el muro fronterizo y mucho menos aceptar que se use a DACA, o a los “dreamers” como moneda de cambio para obtener concesiones de estos en el presupuesto.

No obstante, su negativa no fue tan definitiva en lo que se refiere a dinero para la Patrulla Fronteriza. “Una petición razonable de financiamiento para agentes fronterizos es una cosa, pero el muro es otra”, dijo Schiff.

“Trump busca endulzar las cosas porque su campaña prometió algo que no puede cumplir y es decir que Mexico pagaría por el muro”, agregó. “Ni México lo hará, ni nosotros tampoco”.