Crece el número de indigentes latinos en Los Ángeles

El condado de Los Ángeles se une a 84 ciudades para combatir la indigencia
Crece el número de indigentes latinos en Los Ángeles
Mark Hermosillo, un desamparado, prepara su almuerzo en un campamento de indigentes cerca de la esquina de las calles Wilshire y Hoover en el centro de Los Ángeles. (Aurelia Ventura/La Opinion)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Una crisis sin precedentes de indigencia en el condado de Los Ángelest tiene a más de 57,000 personas sin un un techo. De este total, más de 19,000 son latinos.

La Autoridad de Servicios para Personas sin Hogar de Los Ángeles (LAHSA) reveló que la indigencia aumentó en un 23% en comparación con el 2016 cuando se registraron 46,874 desamparados en el condado de Los Ángeles. Pero lo preocupante es que entre la comunidad latina hubo un aumento del 63% (la cifra subió de 11,861 latinos desamparados en el 2016 a 19,391 en el 2017).

Aunque no hay una razón especifica el porqué del aumento de latinos indigentes, si se puede especular que es debido al alza de alquiler de vivienda y otros factores, dijo Tom Waldman, portavoz con LAHSA. “Eso es algo en lo que nos estamos enfocando para averiguar”, aseveró.

Para enfrentar esta crisis, el condado de Los Ángeles se ha asociado con 84 ciudades para proporcionar servicios de apoyo a personas sin hogar que renten vivienda en toda la región por medio de vales federales, y proveerá dinero adicional para incentivar a los propietarios de viviendas a que participen en este programa.

“Estamos aquí para hacer que la Medida H funcione. Más de dos mil personas se beneficiarán después de la moción que presentaremos hoy y ayudará a solidificar las asociaciones con las ciudades”, dijo el supervisor del condado de Los Ángeles, Mark Ridley-Thomas en conferencia de prensa el martes por la mañana. Lo acompañaba la supervisora Sheila Kuehl.

El condado de Los Ángeles se asociará con 84 ciudades para combatir la indigencia. (Jacqueline García)

La Medida H, aprobada en marzo, es un impuesto de ventas de un cuarto de centavo por 10 años para financiar servicios y prevención de personas sin hogar.

Entre los servicios que proveerá el condado están ayuda para combatir el alcohol, las drogas, servicios de salud mental y centros de recursos para encontrar empleo.

La ayuda sí funciona

Reba Stevens dijo que ella fue indigente por 21 años y la culpabilidad y vergüenza que sentía le impedían pedir ayuda. “Me dieron vivienda dos veces y no pude mantenerla y esto es lo que hace que los servicios de apoyo sean tan importantes”, dijo la residente de Los Ángeles.

“Sé de primera mano que los servicios de apoyo si sirven”, dijo Stevens, quien ha dejado las calles por un hogar estable. “Esto es una oportunidad para los que vamos a recibir la ayuda para crecer, para ser miembros productivos de la sociedad”.

Reba Stevens dijo que los servicios de apoyo son necesarios para las personas indigentes que consiguen vivienda. (Jacqueline García)

Con este proyecto a largo plazo, las autoridades locales de vivienda del condado han acordado dedicar parte de su asignación de cupones federales de la Sección 8 a subsidios de alquiler para las personas sin hogar.

Hay varios servicios que las ciudades dicen que no son responsables de proveer o no tienen fondos para proveer, señaló el concejal José Huizar, quien representa una de las áreas mas pobladas de desamparados en Skid Row.

Con la aprobación de la Medida HHH, la ciudad de Los Ángeles planea generar 1,200 millones de dólares para crear 10,000 viviendas en una década. Pero Huizar dijo que si no hay servicios disponibles para los inquilinos con problemas, las viviendas no servirán de nada.

“Porque si les damos casa pero los mandamos a servicios en otros lados lejos no se van a quedar en sus viviendas”, dijo el concejal. “La medida HHH construirá las viviendas y el condado proveerá los servicios”, aseveró.