Tigres y Yankees protagonizan una gran bronca en Comerica Park

Detroit se puso rudo, los Yankees respondieron y al final de tres asaltos y ocho expulsados ganaron los felinos 10-6

Guía de Regalos

Tigres y Yankees protagonizan una gran bronca en Comerica Park
Jugadores de Tigres y Yankees en plena bronca.
Foto: Tomada de la TV

Hubo provocaciones y golpes por ambos lados, pero en honor a la verdad los Yankees no iniciaron la pelea del jueves en el terreno de los Tigres de Detroit, en un partido ganado por los de casa 10-6 pero del que no se recordará la pizarra, ni los pitchers en récord.

Miguel Cabrera, el gran pelotero venezolano de los felinos, perdió la cabeza mientras discutía con Austin Romine, receptor suplente de los Yankees, durante el sexto inning. Segundos antes, el relevista Tommy Kahnle había hecho un disparo por detrás de la espalda de poderoso toletero.

El mensaje de Kahnle se debía a lo ocurrido un inning antes, cuando el pitcher Michael Fullmer le pegó a Gary Sánchez con un lanzamiento de 96 millas por hora. El dominicano se había volado la barda en la cuarta entrada, su número 27, por lo que el pelotazo pareció una obvia represalia.

Durante su alegato con Romine, Cabrera dijo algo. El catcher se quitó la careta en señal de que no se iba a dejar intimidar por un gigante como Cabrera. Éste lo empujó con dos manos y luego le tiró un derechazo que Romine eludió con un buen movimiento de cabeza.

Se fueron al suelo como luchadores mientras el resto de los jugadores llegaban para formar la melé. Sánchez fue uno de los más activos; le tiró un golpe a Cabrera mientras estaba en el suelo y luego otro a Nich Castellanos, que fue de los primeros en llegar a la cita.

 

Tras restablecerse el orden en esa sexta entrada fueron expulsados Cabrera, Romine, Kahnle y el manager Joe Girardi, quien estaba furioso por la expulsión de Kahnle sin previa advertencia de parte del umpire de home Carlos Torres.

En la parte baja del séptimo inning vino un buen susto. Un lanzamiento de 98 millas por hora del relevista Dellin Betances golpeó en la cabeza a James McCann. El jugador de los Tigres, por fortuna, se levantó sin lesiones que lamentar. Betances fue expulsado como era de esperarse. Y también se fue Rob Thompson, el coach de banquillo de los Yankees que había tomado el lugar de Girardi. El juego estaba 6-6 en ese momento y Betances aseguraba que no había intentado golpear al bateador.

 

El pelotazo de Betances

 

El tercer asalto entre Yankees y Tigres en una semana curiosamente llena de peleas, incluyendo la del sábado entre Floyd Mayweather y Conor McGregor en Las Vegas, vino en la octava entrada cuando el lanzador de Detroit, Alex Wilson, golpeó en la cadera a Todd Frazier.

El bateador de los Yankees reclamó airadamente al serpentinero, que fue expulsado de inmediato, tras lo cual también fue enviado a las regaderas el piloto felino Brad Ausmus.

En lo que respecta al juego, Jaime García tuvo otra mala apertura por Nueva York. El pitcher mexicano sólo duró 4 innings en 5 hits, 4 carreras, 2 sucias, 2 ponches y 3 bases por bolas.

Un doble de José Iglesias con las bases llenas en contra de David Robertson, quien había relevado a Betances, remolcó tres carreras en la séptima y puso el juego 9-6. Fue el batazo grande del partido. Ganó Wilson (2-4) y perdió Betances (3-5).