Dos gatos heredan 300,000 dólares

En muchas ocasiones, los animales se convierten en la única compañía de gente mayor que se encuentra sola

Ellen Frey-Wouters era una viuda que vivía con dos gatos a quienes amaba mucho. De hecho, los amaba tanto, que les dejó todo lo que tenía.

Según el New York Post, Ellen era “una nativa holandesa que trabajaba para las Naciones Unidas” y que demostraba un amor inmenso por los animales. Pero estaba sola

El marido de Ellen falleció en 1989 y el único hijo que tuvieron muriño en la infancia. Sin tener familia cercana, sus dos gatos se convirtieron en sus hijos.

La relación de Ellen con sus gatos, Troy y Tiger, la llevó a dejar clara su última voluntad en el testamento. Todo lo que tenía debía ir para los dos felinos.

Cuando la viuda falleció en 2010, dejó una gran cantidad de dinero detrás, cada centavo debía ir para sus gatos. Sin parientes a los que pasar sus pertenencias, Ellen eligió dar a Troy y Tiger una herencia de $ 300,000.

Por más loca que parezca, esta viuda del Bronx, en Nueva York, quería que sus dos felinos favoritos vivieran bien y fueran cuidados por quienes se encargaran de ellos, asegurándose que su salud iba a ser óptima el resto de sus vidas. Claramente, 300.000 dólares parece ser una cantidad más que suficiente.

 

Los animales nos dan amor sin esperar nada a cambio, pero estos gatos recibieron mucho a cambio.