Ocho años de cárcel a uno de los “coyotes” mas buscados en México y EEUU

Martel Valencia Cortez fue sentenciado por haber agredido a un oficial de la Patrulla Fronteriza
Ocho años de cárcel a uno de los “coyotes” mas buscados en México y EEUU
Martel Valencia-Cortez, de 39 años.
Foto: Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos

Martel Valencia Cortez, quien fuera uno de los traficantes de personas más buscados en México y Estados Unidos, fue sentenciado a más de ocho años en prisión por haber agredido a un oficial de la Patrulla Fronteriza.

El acusado, de origen mexicano, fue condenado en una corte de San Diego, California por cuatro cargos criminales, entre los que se incluye agredir a un agente federal con un arma mortal y tres más por haber traficado a indocumentados para obtener ganancias financieras.

“Esta sentencia es un recordatorio apropiado de que la seguridad de nuestros agentes, quienes ponen su vida en peligro todos los días para proteger al país, es de vital importancia para nuestra oficina y para la comunidad”, declaró la fiscal federal interina de San Diego, Alana W. Robinson.

Martel Valencia Cortez es acusado de haber lesionado con una roca a un agente de la Patrulla Fronteriza. (Suministrada/Patrulla Fronteriza)
Martel Valencia Cortez es acusado de haber lesionado con una roca a un agente de la Patrulla Fronteriza. (Suministrada/Patrulla Fronteriza)

La jueza del distrito Marylin Huff impuso una sentencia de 87 meses, más un año adicional en custodia por haber violado los términos de su libertad supervisada en 2013, cuando cumplió su sentencia por un cargo de tráfico de personas.

En noviembre de 2015, justo dos meses después de haber sido deportado a México, Valencia reingresó al país con un grupo de quince indocumentados. Al ser interceptado por elementos de la Patrulla Fronteriza, el traficante arrojó una piedra del tamaño de “una pelota de softball” que impactó el rostro de un agente que se encontraba a 30 pies de distancia.

El agente dijo en su testimonio en corte que “nunca había recibido un golpe tan fuerte” y que, inclusive, pensó que se había fracturado la mandíbula y le habían tumbado los dientes.

En aquel entonces, Valencia huyó a México, por lo que se intensificó la búsqueda en los dos países a través de una campaña en la que se pidió ayuda a la comunidad para dar con su captura.

Finalmente, en marzo de 2016 se entregó a las autoridades mexicanas, quienes, a su vez, lo enviaron a San Diego para que respondiera por los cargos en su contra.