Imágenes satelitales de los “deslizamientos” tras la reciente prueba nuclear en Corea del Norte

Muestran que los terrenos afectados "son más numerosos y extendidos" que en cualquiera de las cinco pruebas realizadas con anterioridad
Imágenes satelitales de los “deslizamientos” tras la reciente prueba nuclear en Corea del Norte

Un sismo de magnitud 6.3 sacudió Corea del Norte en la zona fronteriza con China este domingo.

Pero el temblor registrado por el Servicio Geológico de Estados Unidos no sucedió por razones naturales, sino por la sexta prueba nuclear realizada en el país liderado por Kim Jong-un.

Esta última prueba parece haber provocado “varios deslizamientos de tierra”, según una serie de imágenes tomadas por el satélite Planet y publicadas por el grupo de análisis 38 North.

Las imágenes muestran la zona del monte Mantap, cerca de la instalación de Punggye-ri, la cual es considerada la principal instalación nuclear de Corea del Norte y el único sitio en el mundo activo para pruebas de este tipo.

Estos terrenos afectados “son más numerosos y extendidos que lo que hemos visto en cualquiera de las cinco pruebas anteriormente realizadas por Corea del Norte”, destacaron desde 38 North en un análisis publicado este martes.

Y agregaron: “No parece haber ninguna evidencia del colapso de un t únel , tal como parecía sugerir el temblor posterior a la prueba”.

Sin embargo, algunos expertos consideran que la detonación sí provocó un colapso en el sistema de túneles excavados debajo del monte Mantap.

Las imágenes, que según 38 North fueron tomadas el día después de la prueba nuclear, muestran múltiples derrumbes así como numerosos terrenos de grava y rocas al parecer afectados por los temblores.

El hermético país asiático indicó que la prueba nuclear fue “un éxito perfecto” .

Algunas estimaciones apuntan a que la prueba fue de entre 100 y 150 kilotones. En comparación, la bomba que destruyó Hiroshima fue de unos 15 kilotones.

La nueva prueba fue condenado por la comunidad internacional, que ve con nerviosismo las crecientes hostilidades en la región y las tensiones entre el líder norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente estadounidense, Donald Trump,