No siempre podemos elegir a nuestros compañeros de piso, ¡que se lo pregunten a este hombre!

La vida nos sorprende con el amor más inesperado.
No siempre podemos elegir a nuestros compañeros de piso, ¡que se lo pregunten a este hombre!
Nigel, hombre de San Diego, es "adoptado" sin quererlo.
Foto: imgur/Nigeltown

No importa si usted se considera más una “persona perro” o una “persona gato”.  Está claro que los humanos, en ocasiones, nos dividimos en grupos dependiendo de con qué animal nos sentimos más identificados.

Sea cual sea el caso, la decisión de obtener un perro o un gato es una opción que nos define y que nosotros elegimos, aunque no siempre.

Es el caso de Nigel  un hombre, que se encontró con un gato que había decidido que él sería su humano y que ésa sería su casa.

En una foto publicada en Imgur, que rápidamente se volvió viral, el protagonista de esta historia -el humano, queremos decir- documentó que al regresar a casa después de un largo día de trabajo se encontró con un gato esperando por él en una silla. ¿El único problema? Nigel no tenía gato, hasta ese momento.

El felino de raza tabby,  estaba inocentemente descansando cuando se encontró con el humano. El gato no parecía preocuparse por cómo este extraño, Nigel, reaccionaría cuando lo viera.

Esta historia tiene un final feliz, como debe ser. ¡Meow para Nigel y su nuevo compañero!

Gatito aventurero se cuela en casa desconocida y  esperan al que espera sea  su dueño.
Gatito aventurero se cuela en casa desconocida y espera al que espera sea su dueño.

Nigel preguntó a sus vecinos, pero el gatito parecía no tener dueño.

Tras llevarlo al veterinario, vacunarlo y desparasitarlo, decidió ponerle un nombre. Buddy, así se llama el nuevo compañero de piso de Nigel.

Según Niegel, está claro que estas imágenes demuestran que el gatito le adoptó a él y no al revés.

  Nigel nunca pensó tener un gato y ahora se han convertido en inseparables.

¡Nunca hay que decir nunca jamás! Comparte si crees que este gatito es tan dulce como inteligente por haberse colado en la vida de Nigel