Ciudad de Santa Ana aprueba ordenanza para regular las ‘loncheras’

La Junta tiene ahora 60 días para resolver dos enmiendas en relación a cobros y protección del ambiente

Después de meses de conversaciones a favor y en contra de los camiones de comida —conocidas como loncheras— en las calles de Santa Ana, el ayuntamiento aprobó una ordenanza que regula la venta de estos vehículos ambulantes.

Con cinco votos a favor, la abstención del alcalde Miguel Pulido y la ausencia de la concejal Michele Martínez, el ayuntamiento logró aprobar dicha medida.

Esta pide que las loncheras se establezcan a 250 pies de distancia o más de las escuelas, parques, centros públicos y áreas de juegos.

Además de ello, los dueños deben pagar sus licencias de venta a tiempo ya que los costos benefician a la ciudad. Y se pide que los camiones tengan botes de basura y remuevan las sillas y mesas que obstruyen el paso de transeúntes sobre las banquetas.

El concejal Vicente Sarmiento recalcó que las loncheras son parte de Santa Ana y la cultura, del condado de Orange.

“Cada comunidad se identifica por vecindario debido a estos camiones”, señaló Sarmiento durante la reunión del ayuntamiento el martes por la tarde al reiterar su apoyo por las loncheras de comida.

Sal Tinajero, miembro de la junta, dijo que apoyaba la ordenanza siempre y cuando se hicieran dos enmiendas: que se pague un cobro extra por estacionamiento y se arregle el problema de la luz para utilizar conexiones en lugar de gases de propano.

“Esto es para que nos promovamos en Santa Ana con la rica comida de estos camiones”, dijo. “Queremos usarlas como un método de marketing para quienes vienen de afuera”.

Los concejales acordaron que las enmiendas sean resueltas en los próximos 60 días incluyendo el poner una raya verde en ciertas aceras para que las loncheras paguen por utilizar ese estacionamiento y buscar la opción de comprar postes de electricidad para que los vendedores dejen de utilizar sus tanques de propano, que según asegura la Junta son dañinos para el medio ambiente.

Debido al controversial tema que surgió hace unos meses, alrededor de 45 vendedores de loncheras crearon la asociación Santa Ana Food on Wheels (Santa Ana sobre Ruedas) para trabajar con el ayuntamiento en los detalles de la ordenanza.

La asociación y el ayuntamiento llegaron a ciertos acuerdos para las reglas de la ordenanza.

Esto incluyó disminuir la distancia de venta de 500 a 250 pies de distancia de escuelas y parques y reducir la distancia de 200 pies a 50 pies de intersecciones.

“Estoy más a gusto ahora que no nos afectará demasiado”, dijo al Orange County Register Ángel Romo, miembro de la asociación.

La mayoría de los operadores tampoco se opondrían a que la ciudad aumentara su cuota de licencias comerciales si pudieran reservar puntos especiales para la venta, dijo Ángel Orea, de 57 años, presidente de la asociación.

“Esto va a beneficiar a muchos de nosotros y también va a beneficiar a la ciudad”, agregó.

“Lo mejor es que con la organización que formamos, vamos a tener más comunicación con la ciudad”.

Con información del OC Register