Con balones también se baja de peso

Hombres y mujeres están acudiendo a los nuevos dispositivos gástricos para ganarle la guerra al sobrepeso

Foto: Shutterstock
Foto: Shutterstock
Foto: Shutterstock

Después de varios años de dietas y rutinas de ejercicios, Eric Wilson decidió acudir al al balón gástrico para eliminar de una vez  esas libras de más que se le habían acumulada en su “cuerpo de papá de 40”, que lo tenían inconforme con su imagen.

“No me gustaba como me veía y quería un cambio para mi ‘cuerpo de papá’ que estaba en su pleno esplendor con muchas libras de más”, cuenta este texano. “Así que decidí ponerme el balón Abolon para perder unas 20 o 30 libras”.

Y así lo hizo sin pensarlo dos veces. “Perdí 30 libras y hoy se siento feliz con mi nueva figura”, cuenta el vendedor de profesión. “Tuve una buena experiencia con el tratamiento. No tuve complicaciones. Tuve solo un poco de cólicos al principio, lo que es normal, pero todo lo demás ha sido muy bueno”.

Eric cuenta que la parte más difícil de todo el tratamiento fue la decisión tragarse el primer balón Obalon, pero “una vez que decidí tragarme todos los balones correspondientes fue fácil para mí adaptarme a mi nuevo estilo de vida”.

Ese nuevo estilo de vida consistía en beber mucha más agua y dedicar tiempo diario para hacer ejercicio.

“¡Hoy me siento genial! He aprendido a escuchar a mi cuerpo y día tras día he desarrollando hábitos más saludables y hago cosas que no podía hacer antes cuando estaba con sobrepeso. Por ejemplo, este diciembre estaré corriendo un medio maratón al que no hubiera podido inscribirme sin haber bajado el peso que bajé con el balón  Obalon. Hoy soy en realidad un papá de 40 en forma y más saludable, con la energía y la actitud de un chico de 20”.

El balón gástrico

El Dr. Sachin Kukreja, especializado en las cirugías bariátricas centradas en los tratamientos médicos y quirúrgicos para combatir la obesidad, dice que cada vez más hombres y mujeres están acudiendo a este tipo de tratamiento.

“Los balones o globos gástricos han ganado popularidad en los últimos años, porque son mínimamente invasivos y no requieren de ningún tiempo de inactividad”, ahonda el cirujano con práctica en Texas.

El  balón Obalon es uno de ellos y —de acuerdo con el experto— es ideal para aquellos con un índice de masa corporal de 30-40kg/m2, que han tenido problemas para perder peso con dietas y ejercicio y están  comprometidos con ellos mismos a hacer un cambio de estilo de vida para bajar las libras de más que pueden causarles graves problemas de salud a largo plazo.

“[Obalon] es el único globo gástrico que se traga en el entorno de un consultorio médico [ya que su forma inicial es de píldora o cápsula]”, asegura el cirujano. ““Es también el único balón gástrico que se llena de gas en lugar de líquido. Esto lo hace más ligero, por lo que tiene menos efectos secundarios adversos que sus competidores”.

A diferencia de otros balones gástricos que están en el mercado desde que la FDA aprobó el uso de estos dispositivos en EEUU en julio 2015, el Abalon se llena de aire y no de agua./Cortesía

El procedimiento

Para arrancar con el procedimiento, el paciente se debe tragar la cápsula que está conectada a un catéter delgado y el gas se bombea en el globo gástrico una vez que ésta haya llega al estómago.

“Ya estando inflado, flota cómodamente en la parte superior del estómago… Y ya estando completamente lleno de aire, un simple remolcador sale del globo y elimina el tubo del catéter”, explica el Dr. Kukreja.

De este tamaño es la cápsula que luego se infla dentro del estómago con la misión de ayudar al paciente a bajar de peso./Cortesía

Durante el tratamiento, el paciente tendrá que tragarse tres globos en un mes, los cuales permanecen en el cuerpo durante seis meses.  “Los globos ocuparán lugar en el estómago, haciendo que los pacientes se sientan llenos, satisfechos y de esta forma coman menos”, detalle el galeno.

En los primeros seis meses de tener los balones dentro del estómago, los pacientes trabajan regularmente con un nutricionista o proveedor de atención médica para aprender a elegir las mejores opciones de alimentos y nutrición. Muchos pacientes continúan trabajando con el nutricionista por otros  meses más, para ayudarlos a tener una guía clara de las opciones de estilo de vida saludable.

Los resultados

Aunque los resultados están muy sujetos a cada paciente, de acuerdo con el Dr. Kukreja, tan pronto como los pacientes tragan su primer globo, empiezan a sentirse más ligeros de peso.

“En la primera semana de tener el primer balón en su estómago los pacientes empiezan a perder peso”, recalca el especialista. “Y cuando el tratamiento se combina con un programa de dieta y ejercicio los resultados se ven mucho más rápido y se baja más”.

Una de las ventajas de este procedimiento es que, como se dijo inicialmente, no es invasivo y no requiere tiempo de inactividad.

“Es un procedimiento de bajo riesgo y los efectos secundarios más comunes reportados son dolor abdominal leve y náuseas, algo muy normal a sentir y algo que se resuelve dentro de dos semanas”, apunta el Dr. Kukreja. “Una de sus desventajas es que los resultados no serán tan significativos como cuando se tiene una cirugía de bypass gástrico o una gastrectomía de manga”.

Para no volver a ganar el peso perdido luego de remover los balones del estómago, el experto recalca que resulta importante para los pacientes el mantener siempre al día una dieta y el ejercicio.

“Los datos sugieren que el 90% de los pacientes son capaces de mantener el peso obtenido al menos durante seis meses después de la remoción de los balones”, concluye el Dr. Kukreja.