Acusan a sheriff del condado de Orange no despojar a inmigrantes detenidos de documentos que impidan su deportación

Es una acción ilegal denuncian porque les niega la posibilidad de impugnar sus casos
Acusan a sheriff del condado de Orange no despojar a inmigrantes detenidos de documentos que impidan su deportación
Existen varias organizaciones en el estado de California que ofrecen ayuda legal gratuita para indocumentados
Foto: John Moore / Getty Images

La Unión Americana para las Libertades Civiles del Sur de California (ACLU) urgió a la sheriff del condado de Orange, Sandra Hutchens, y a otros funcionarios a no despojar a los inmigrantes detenidos de sus documentos personales, ya que pueden ayudarlos para ganar el asilo y evitar su deportación.

En una carta enviada a la Sheriff, le dicen que confiscarles los documentos personales – incluyendo los expedientes medicos – a los detenidos no solo viola la primera y quinta enmienda de la Constitución de Estados Unidos, sino que infringe los estándares que la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas estipula se deben seguir en la custodia federal de inmigrantes.

El continuo rechazo del Departamento del Sheriff del condado de Orange a  dejar que los inmigrantes detenidos tengan acceso a documentos importantes, les niega su derecho fundamental para impugnar sus casos de deportación adecuadamente”, dijo el abogado de ACLU por el sur de California, Sameer Ahmed.

Dado que la administración Trump mantiene como blanco a las comunidades migrantes en el condado de Orange y a lo largo del país, los inmigrantes detenidos deben tener un trato justo para pelear sus casos para que puedan continuar viviendo con sus familias y amigos en los Estados Unidos, señaló.

En la carta enviada al Sheriff, ACLU menciona varios casos.

Uno de ellos es el Jessica Reyes-Zambrano, una solicitante de asilo de Honduras a quien le quitaron su lista de contacto de familiares y amigos cuando la ficharon en la cárcel James A. Musick de Irvine.

Sus múltiples peticiones para que se la regresaran fueron negadas, a pesar de que las necesitaba para obtener información que respaldara su petición de asilo. Ella fue deportada sin darle oportunidad de una defensa adecuada, señala el ACLU.

A Houssem Eddine Douar, un solicitante de asilo de Algeria, le quitaron una memoria con información crucial de sus contactos cuando lo detuvieron en la cárcel Musick. Sus muchas solicitudes para que se la devolvieran fueron ignoradas hasta que el asistente de un abogado lo ayudó.

ACLU dice en un comunicado que muchos de los inmigrantes detenidos no pueden darse el lujo de un abogado y la asesoría gratuita es muy limitada. “La amplia mayoría tienen que representarse a sí mismos, lo que hace el acceso a los documentos aún más crítico”, indican.

Dicen que además tienen reportes de que a otros inmigrantes les han negado acceso a sus expedientes médicos, los cuales son necesarios para mostrar que ellos sufrieron abuso físico en sus países de origen y apoyar su petición de asilo.

De acuerdo a ACLU, no permitir a los inmigrantes el acceso a sus documentos viola la Primera Enmienda que da derecho a la información necesaria para abrir un caso en la corte; y la Quinta Enmienda que garantiza el derecho al debido proceso y a una audiencia justa.

“Como se estableció en una decisión de la Corte de 1991, los detenidos deben contar con la oportunidad de preparar, servir, y presentar cualquier documentos que sea necesario”, subrayan.

Destacan que las normas del ICE permiten a los detenidos mantener una cantidad razonable de propiedad personal en su posesión, siempre y cuando no representen una amenaza a la seguridad del detenido y de las instalaciones.

La falta de acceso a los documentos junto a otros abusos a los detenidos son parte del exhaustivo reporte de las cárceles de los condados que ACLU del sur de California dio a conocer en junio.

Horas después Hutchens, jefa de los sistemas de cárceles del condado anunció su retiro para el próximo año.

Otro reporte reciente del Departamento de Seguridad de la Nación da cuenta de las deplorables condiciones de detención de los inmigrantes en el condado de Orange. Destacan comida en mal estado, condiciones de vida insalubres, severo confinamiento en solitario, y falta de acceso a teléfonos que sirvan.

En espera de una respuesta de la oficina del sheriff del condado de Orange sobre la petición hecha por ACLU.