¿Proxenetas mexicanos lograron infiltrar a la empresa de transporte Cabify?

Entre miles de desaparecidos, la joven poblana Mara Fernanda Castillo Miranda es ahora una de las más buscadas en México

Guía de Regalos

¿Proxenetas mexicanos lograron infiltrar a la empresa de transporte Cabify?
Mara Fernanda Castilla Miranda.
Foto: Twitter

MÉXICO – La Fiscalía confirma que el cuerpo sin vida de Mara Fernanda Castillo fue hallado el viernes. Las evidencias hunden cada día más a Ricardo Alexis N., un chofer de la empresa de transporte Cabify, de 21 años,  quien es el principal sospechoso de la desaparición de Mara Fernanda Castillo Miranda, estudiante de Ciencias Políticas que en los últimos días tiene de cabeza al país tras su desaparición en el estado de Puebla el pasado 8 de septiembre.

Cabify envió condolencias a la familia. “Pedimos que se aplique todo el peso de la ley”, dijo en un comunicado

Ricardo Alexis se presentó de manera voluntaria a declarar ante el Ministerio Público y dijo que él había dejado a la muchacha en su casa después de recogerla en un bar, sin embargo un video demostró que Mara nunca bajó del Chevrolet Sonic de Cabify. Esto obligó a los investigadores de la Procuraduría General de Justicia del Estado  a buscar más evidencias. Los amigos de la muchacha declararon que en el bar se le acercaron dos hombres que le sacaron fotos y video.

Por ello se trasladaron en las últimas horas  a la comunidad de Santa Úrsula Ximatepec, en el vecino estado de Tlaxcala, para catear el domicilio del chofer donde, según información revelada en el juicio, encontraron ahí el teléfono de la desaparecida por lo que un juez decretó prisión preventiva en contra del sospechoso.

El caso de Mara destaca entre las miles de víctimas en México por tres razones: por el supuesto sistema de alta seguridad de Cabify; porque la familia denunció el hecho desde los primeros minutos y porque la investigación apunta al corredor de la trata de personas en Tlaxcala.

La zona es conocida por sus diversas bandas de proxenetas (padrotes) desde hace al menos una década, desde que la policía de Nueva York descubrió una red de delincuentes que incluía a familias completas que operaban entre  México y Estados Unidos para obligar a jóvenes mujeres a prostituirse.

Organizaciones contra la trata de personas como  la Red Retoño afirman que esas mafias no ha desaparecido  y son responsables de cientos de desapariciones de jovencitas de diversos estados del centro de México.

“El problema es la impunidad. hemos tenido casos en los que  los ministerios públicos desaparecen evidencias”, dijo a este diario Miriam Pascual, activista de la organización.

El caso de Mara hubiera sido uno más de no ser por el impacto que tuvo en las redes sociales, donde la familia exigió que la investigación se encaminara a secuestro para trata. Hasta el momento la empresa Cabify no se ha pronunciado al respecto.

“La vamos a encontrar”, repetía la madre en medios de comunicación y en redes sociales a pesar de las amenazas indirectas que envían para intimidar a la familia.

“No tardes en contestar o empezarás a recibir en pedazos a tu hermana”,  advirtieron en Twitter a Karen Castillo, quien es uno de los miembros más activos en la búsqueda de la muchacha, a quien se le vio por última vez abordar un taxi de Cabify vestida de leggins negros, blusa beige y zapatos tipo flats.

Gabriela Miranda, la madre, también ha recibido mensajes enviados desde cuentas falsas a través de los cuales se ven mujeres asesinadas o información ficticia en la cual  la procuraduría local  informa que Mara fue decapitada. “Resiste, hija”, es lo único que ella responde.