Folklore mexicano: cultura y tradición

Grupo de baile Cielito Lindo en Riverside procura mantener vivas las raíces de su país
Folklore mexicano:  cultura y tradición
El Grupo regional folklórico Cielito Lindo tiene cerca de 60 alumnos. / fotos: Mey Lyn Mitteenn

Las raíces llaman e Isabella Alvarado lo sabe muy bien.

Esta niña de, 10 años de edad, nació en Estados Unidos pero empezó a bailar folklore mexicano desde que tenía 4.

Hoy Isabella, de padre jalisciense y abuelos zacatecanos, forma parte del Grupo regional folklórico Cielito Lindo ubicado en Perris
—una ciudad de más de 68,386 habitantes del condado de Riverside.

“Me gusta que [en el folklore] hay diveros bailes y cuando se juntan otros compañeros todo se vuelve aún más bonito”, confiesa Isabella, quien asegura sentir mucho orgullo de practicar las danzas típicas de su familia.

Su madre, Claudia Alvarado, le cuenta a La Opinión que la mayor de sus hijas bailó durante 13 años y que ahora busca que la tradición continúe con sus otras tres pequeñas.

“Me gustaría que crecieran con esto en la sangre de lo que son sus raíces mexicanas. Que ellas sigan con la influencia de lo que es el ballet folklórico”, agrega.

Los pequeños preparan diversos bailes de los estados de Sinaloa, Jalisco, Nuevo León, Michoacán, Veracruz, entre otros. / Fotos: Mey Lyn Mitteenn
Makaila (d) y Génesis (i) bailan juntas en el grupo Cielito Lindo.

Y que en este septiembre, “mes de la patria” —dice— “es importante recordar y festejar” la independencia de México ya que de hacerlo la tradición seguirá en este país por muchos años más.

A otra mamá que le parece importante inyectarle a su hija el amor por sus orígenes, es Verónica Ruán.

Aunque ella también nació en Estados Unidos, sus padres son de Tepatitlán, Jalisco. Ahora su pequeña Makalia, de 11 años, se prepara para interpretar un baile del estado de Michoacán.

“Decidí ponerla en este tipo de danza para que no pierda la cultura ni su español. No quería que olvidara de dónde viene, ni sus raíces”, cuenta.

Makaila, al igual que sus otros compañeros, ensaya tres horas a la semana. Cuando ya se acercan las fechas de presentaciones y concursos, las prácticas se vuelven más intensas llegando en ocasiones a nueve horas por semana.

“Me gusta bailar porque mantengo la cultura y me gustan los vestidos”, dice esta pequeña a quien le emociona contarle a sus amigas en la escuela las danzas típicas que representa.

Confiesa que su baile favorito es la danza de Michoacán. Su padre es de allá y él le ha contado que se alegra mucho al ver a Makaila bailar “porque le recuerda a su tierra”.

Orgullo del origen

Sandra Duenez es de Durango y durante muchos años bailó floklore en su estado natal.

Vivió casi 30 años en Anaheim, condado de Orange, donde su hija Génesis, de 8 años, decidió seguir los pasos de su mamá y se interesó por las danzas típicas.

Sin embargo, dice Duenez, hace nueve meses se mudó a Riverside y tuvo que dejar el grupo en el que bailaba.

Sandra Duenez (d) junto a su hija Génesis, de 8 años, y quien va a bailar una danza típica de Jalisco. / Foto: Mey Lyn Mitteenn

Tras una búsqueda intensa pudo dar con el grupo Cielito Lindo y hace nueve meses lleva a su niña a practicar al Centro Comunitario de Perris.

Cuenta que está feliz porque el elenco es grande y bonito. “Me siento feliz y emocionada de que ya llegó el mes patrio y puedo darlo a conocer a través de la danza”, dice la pequeña Génesis.

“Yo le enseño lo que significa llevar un traje de estos”, afirma su mamá mientras muetra la vestimenta. “Tenerlo puesto es lo que representamos: ser mexicanos, ser latinos, ser hispanos”, dice con emoción.

Pero en el grupo también hay varones participantes. Uno de ellos es Said, de 11 años, quien cuenta que le gusta el baile porque “es divertido y aprendes culturas de diversos estados”.

Su padre Luis Sanabria, quien dice sentir gusto y emoción a ver bailar a sus tres hijos, agrega que el baile no solo los ayuda a ejercitarse sino que en la época en que vivimos —con tantos peligros— hay que “inculcarles [a los más chicos] algo bueno y qué mejor que el baile”, afirma.

El grupo Cielito Lindo acaba de participar en la Feria del condado de Los Ángeles, en Pomona. / foto: suministrada. / Fotos: suministradas

Enseñar con el corazón

Silvia Loza tiene 43 años; no obstante, 36 de ellos los ha dedicado a bailar y a enseñar: técnica, gracia y tradición.

“Lo que me apasiona es la variedad de música y costumbres… Cuando vas a un estado [de México] no es nada más un bailable. En ese lugar puede haber cuatro, cinco o más regiones. Cada una tiene su sabor, su ritmo, su vestimenta. Conocer la cultura es lo más importante”, dice la maestra del grupo Cielito Lindo.

Además de ensayar a los casi 60 niños que tiene el grupo, también se encarga de ver los vestuarios, proveer la música para los festivales y entregar las solicitudes para las competencias de fin de año.

“Es bastante estresante pero los resultados son satisfactorios. Ver a los papás felices con el trabajo de sus hijos es lo máximo”, comenta.

El trabajo de creación de coreografías, lo comparte con la profesora Dinora L. Jiménez.

Esta originaria de Tijuana enseña folklore mexicano desde que tenía 18 años de edad.

Hoy a sus 47 recuerda que desde que tiene uso de razón siempre le ha gustado el baile. “Mi papá era muy bailarín y siempre me traía bailando”.

Rememora además que le encantaba ver el programa Siempre en Domingo, de Raúl Velasco, porque siempre salían artistas y presentaban bailes folklóricos.

La maestra Dinora Jiménez (c) y la profesora Silvia Loza (i) junto al grupo de baile de adultos. / Foto: Mey Lyn Mitteenn

Y otra cosa que contribuyó a su pasión por el baile típico de su tierra fue una maestra que tuvo en la primaria.

“Ella era muy folklórica. Cuidaba cada detalle la postura, el maquillaje, la joyería. Fueron muchos factores los que me fueron enamorando muy chica del folklor”.

Cuenta que lo que la motiva a enseñar es “dar a conocer nuestra cultura… Que no se mueran nuestras tradiciones. Que esas generaciones que vienen digan ‘esto es la historia de mi abuela, de mi mamá’. Es importante que los niños conozcan y le den valor a sus raíces.”

Próximo evento

Cielito Lindo se presentará el domingo 8 de octubre a las 4:00 p.m., en la Feria del Sur de California, ubicada en la cuadra 18700 Lake Perris Dr. Perris, CA 92571. Para más información llama al (951) 657-4222.