Protesta de jóvenes inmigrantes contra líder demócrata genera torrente de críticas

Jóvenes tomaron el lunes un evento pro "Dream Act" en San Francisco y ahora se defienden de las críticas de quienes piensan que es contraproducente protestar contra demócratas que favorecen la legislación.
Protesta de jóvenes inmigrantes contra líder demócrata genera torrente de críticas
Activistas y jóvenes pro inmigrantes durante la toma del evento demócrata este lunes en San Francisco (Foto: California Immigrant Youth Justice Alliance)

Jóvenes activistas inmigrantes que participaron el lunes en una acción de protesta contra una rueda de prensa demócrata, se defendieron horas después de los ataques de críticos que los fustigaron por interrumpir a la líder demócrata Nancy Pelosi cuando promovía la aprobación del “Dream Act” en San Francisco.

Erika Andiola, una de las activistas más vocales y también entre las más conocidas, explicó en su página de Facebook que había recibido “muchos” mensajes críticos tras su apoyo a la actividad del lunes.

Entre los mensajes y ataques, Andiola compartió uno de un activista LGBTQ, de Morongo Valley, California, que le impetó “Cómo se atreven de atacar a Pelosi”.

Andiola explicó que no es la primera vez que se critica a jóvenes inmigrantes por acciones que otros activistas consideran muy agresivas, pero que lograron soluciones en su momento.

“Hemos aguantado esto durante años. Cuando empujábamos a Reid -sí, un demócrata- para que enviara el “Dream Act” al pleno del senado, cuando acampamos afuera de la oficina de McCain -sí, un republicano- por lo mismo”, dijo Andiola.

La activista recordó que ella y otros dreamers fueron criticados cuando presionaban y protestaban contra el presidente Barack Obama para que “dejara de deportar a nuestras familias” y que su propia madre fue arrestada y casi deportada bajo el gobierno demócrata.

En otro post, Andiola explicó lo que pedían los manifestantes

Entre las críticas recibidas públicamente estuvo la de otra “dreamer” y activista, Astrid Silva, de Las Vegas, quien dijo que probablemente no hubiera participado en una actividad como esta.

“Si hay que explicar mucho una actividad, es que no funcionó”, dijo Silva. “Seguimos quejándonos de que no estamos en la mesa de decisión, cuando no tomamos siquiera un minuto para escuchar a las personas que están tratando de ayudarnos, entonces nosotros mismos estamos alejándonos de esa mesa de decisiones”.

Según manifestaron portavoces de los grupos participantes después de la protesta, el objetivo de la misma era dejar claro  a los líderes demócratas que estos grupos quieren un “Dream Act limpio”, sin concesiones de más militarización fronteriza o fondos para deportaciones.

Un video colocado en la página del grupo “Movimiento de Liberación Inmigrante” por tres jóvenes que dijeron ser parte de la protesta, explicaba que no habían pedido una reforma migratoria inmediata y que “Pelosi está dando una imagen engañosa de nosotros”.

No obstante, durante la protesta, hubo gritos de “todos o ninguno”, que algunos interpretaron como una exigencia de legalización para todos los indocumentados, en vez de solo los “dreamers” o jóvenes que fueron traídos como inmigrantes sin papeles por sus padres o familias.

El evento del lunes dejó sin respiración a la propia Pelosi, que luego declaró a los medios que le parecía “ridículo” que los jóvenes se enfocaran en los demócratas y no en los republicanos. El evento se llevó a cabo en un centro juvenil de Hunter´s Point, en la ciudad de la Bahía.

Durante 40 minutos desde su entrada en la rueda de prensa del lunes, los jóvenes de la California Immigrant  Youth Justice Alliance, apoyados por el grupo de activistas religiosos “Faith in Action”, tuvieron en jaque a Pelosi, a los congresistas Barbara Lee y Jared Huffman y a varios “dreamers” y líderes comunitarios que se habían reunido para hablar en favor de una ley en favor de los “dreamers”.

La protesta fue transmitida en vivo por los grupos – y también por la oficina de Pelosi, que inicialmente buscaba presentar únicamente la rueda de prensa y luego suspendió la transmisión.

Los jóvenes desplegaron letreros gigantes que decían “Pelea por los 11 millones” y “Nuestros sueños no tienen fronteras”.  Algunos gritaban “indocumentados y sin miedo” (lema de los “dreamers”) y otros increparon a Pelosi, llamándola mentirosa y exigiendo que no negociara con el presidente Donald Trump y los republicanos.

Posteriormente, el grupo organizador de la protesta, California Immigrant Youth Justice Alliance, indicó en un comunicado que lo ocurrido el lunes es “el tipo de acción que nos ayudó a lograr victorias como DACA y muchos otros de los derechos que tenemos hoy”.

“Nancy Pelosi fue parte de la creación de la maquinaria deportadora de Barack Obama, que expulsó a 2.5 millones de personas”, agregaron, indicando que los jóvenes inmigrantes y sus familias “no quieren ser la pieza de negociación” para los demócratas y los republicanos.

También llamaron “mentirosa” a la líder demócrata.

Unos días antes,  Pelosi y el senador Charles Schumer, líderes de las bancadas demócratas en las dos cámaras del Congreso, se reunieron con Donald Trump para negociar un supuesto acuerdo en el cual él apoyaría el “Dream Act” sin muro fronterizo, pero con la posibilidad de otras medidas de reforzamiento fronterizo.