Así surgió Frida Sofía, la niña inexistente bajo los escombros en México

Mentira tras mentira, la forma de construir una esperanza mundial
Así surgió Frida Sofía, la niña inexistente bajo los escombros en México

Sólo bastó una mentira, con base en información no confirmada, para difundir una esperanza que derivó en una tremenda decepción.

Frida Sofia, la niña de 12 años que supuestamente estaba con vida bajo los escombros en el Colegio Enrique Rébsamen, fue una invención de “alguien”, de un rescatista anónimo, y su testimonio fue replicado, tan grande como la mentira que era, a nivel internacional. El caso se volvió emblemático en la cobertura por el sismo de 7.1 grados en escala de Richter que afectó la Ciudad de México, Puebla, Estado de México, Morelos, Guerrero y Oaxaca.

El sustento de esta historia la dio, con apellido y todo, el almirante de la Marina, José Luis Vergara, quien informó a los medios que personal de rescate dijo que había una niña que creían que seguía con vida.

¿Por qué no creerle? Era una fuente oficial que habló ante las cámaras y micrófonos sobre un tema tan sensible como el caso de los niños atrapados en su escuela.

“Continuamos con la labor y en un máximo de par de horas pudieramos llegar al rescate de la niña que creemos que sigue con vida”, aseguró y agregó que supuestamente había cuatro niños más. “Es información que nos proporcionó la niña… tenemos dudas de que pueda serlo, ojalá así sea… no tenemos información para confirmar lo que ella nos dijo”.

El militar repitió que “alguien” había tenido comunicación con la niña, que su estado de salud era delicado, pero que tenían instrucciones del presidente Enrique Peña Nieto de obrar con “premura y seguridad, para no poner en riesgo su vida”.

Afirmó que a Frida Sofia le dieron oxígeno, agua, pero no supo si la bebió. “Creemos que sí la haya tomado, porque no tenemos la plena confirmación de esto”.

Televisa, que mantenía una cobertura de 24 horas en la zona, fue la principal replicante de esta historia, de la que incluso muchos medios en el mundo y locales retomaron información.

El mayor problema fue cuando la reportera de esa cadena, Danielle Dhiturbide, a quien muchos elogiaron sus crónicas llenas de emoción y llanto, mintió sobre el testimonio de los padres, quienes, según ella “querían guardar el anonimato”.

Ahora, en redes sociales hay cada vez menos videos de sus cobertura, tanto en Twitter como en Facebook, las imágenes compartidas, al menos las oficiales, han desaparecido, pero permanece su nombre, que no tendrá el prestigio que le dieron sus emociones al momento de narrar, sin confirmar datos, lo que ahí sucedía.

La Secretaría de Educación Pública no podía confirmar la existencia de la niña, porque el nombre no aparecía en sus listas y los padres ¡no la estaban buscando!, aunque el secretario Aurelio Nuño también desconocía que esos supuestos padres fueron invento de una reportera que parecía ávida de protagonismo.

Mientras la esperanza basada en mentiras se expandía por el mundo, las labores reales de rescate continuaban en la escuela, cuyos alrededores estaban fuertemente acordonados, confirmaron varias personas. Ya no había mucho por hacer, era demasiado tiempo para mantener viva a una niña supuestamente con heridas graves. Fue entonces cuando la mentira se reveló. Frida Sofía no existía, como sí existían las niñas Frida y Sofía, quienes ya estaban con sus padres, confirmaron autoridades educativas.

La disculpa llegó como una cubetada de agua fría, helada, y dañó la confianza en los rescatistas y a las labores de las utoridades.

“Nunca ha sido nuestro objetivo generar falsas expectativas, sólo hemos ido compartiendo la información de los rescatistas”, dijo Ángel Enrique Sarmiento, subsecretario de Marina, confirmando que “alguien”, un o varios rescatistas anónimos, inventó el nombre e historia de esa pequeña. “Quiero dejar muy claro que la información de una niña bajo los escombros fue difundida por la Marina con base en los reportes técnicos y el testimonio de los rescatistas civiles de esta institución”.

¿Hay disculpa para ello? ¿Cómo la máxima autoridad militar en México fue engañada de esa forma? “Nueva información obtenida esta tarde en el sitio y despues de recabar el censo de alumnos por parte de la secretaría de Eduación Pública, nos llevó a la conclusión de que en caso de que haya un sobreviviente no necesariamente  es una menor de edad”, agregó Sarmiento, y luego dijo lo que muchos esperaban, pero no aceptaron. “Ofrezco a los mexicanos una disculpa”.

Frida Sofia era “la historia” que muchos medios, nacionales e internacionales, esperaban, pero cuando ya no era real, decidieron irse, sólo unos cuantos se quedaron en el plantel hecho escombros, como Ricardo Rivera, de UNO Noticias, lo confirmó en un Facebook Live que hizo en la zona.

A pocos medios les importaron las labores de búsqueda de más gente en ese punto, en particular de Reyna Dávila, una mujer de intendencia de 46, cuyos familiares creen que ahí sigue, no saben si viva o muerta, pero están convencidos que ahí está su cuerpo.