Cafetería libre de niños, ¿a favor o en contra?

Los niños pueden resultar molestos para quienes no sons sus padres
Cafetería libre de niños, ¿a favor o en contra?
No todo el mundo quiere niños a su alrededor.
Foto: Facebook

Está claro que la decisión de tener hijos es propia y nadie más es responsable, pero hay muchas personas que encuentran molesto que las personas que son padres tengan acceso a determinados lugares con sus hijos.

Mientras que algunos creen que los niños deben poder acceder a cualquier lugar al que los adultos también tienen acceso, otros insisten en que algunas áreas deben permanecer como “espacios libres de niños”.

Hay muchos casos en los que se intenta justificar y se pueden llegar a entender los motivos para esta decisión. Por ejemplo, muchas parejas deciden celebrar su boda no permitiendo que asistan niños.

Ante este tipo de situación, se suele reaccionar de manera extrema, o con indignación o con apoyo entusiasta. Es lo que le pasó al protagonista de nuestra historia.

Bob Higginson, el dueño de un restaurante que no permite la entrada a niños, fue críticado duramente por su comunicad por tomar esta decisión.

El Chart Room Coffee Lounge es una pequeña cafetería en el pueblo pesquero de Brixham, en Inglaterra.

La fachada del Chart Room Coffee Lounge, el bar "anti-niños".
La fachada del Chart Room Coffee Lounge, el bar “anti-niños”.

La cafetería  de estilo vintage tiene un cartel en la puerta pidiendo que los clientes que tienen niños menores de 12 años mejor vayan a otro lugar a tomar su café

Aquí se encuentra un ambiente relajado y tranquilo que no permite niños menores de 12 años
Aquí se encuentra un ambiente relajado y tranquilo que no permite niños menores de 12 años.

La cafetería, inaugurada a principios de este pasado verano, es propiedad de Bob Higginson. El Chart Room sirve tés, cafés y tartas caseras. También ofrece a sus clientes un viaje en el tiempo, a los días de los cruceros de lujo de principios del siglo XX.

Bob fue camarero a bordo del Queen Elizabeth 2, el mítico transatlántico de la década de 1970.

La explicación de Bob para su política de “no niños” – que no es técnicamente una prohibición absoluta – es que la decoración del lugar tiene muchos artículos caros y delicados, muchos de los cuales están a la venta. Estos artículos pueden ser quebrados fácilmente por los niños indisciplinados.

Sin embargo, los perros (que la tienda no permite explícitamente) nunca han causado tales problemas, de acuerdo con Bob.

Los perros no están prohibidos en el bar.
Los perros no están prohibidos en el bar.

“Mi principal clientela son personas mayores y más maduras que quieren paz y tranquilidad”, dijo Bob a SWNS.

“Quería que la gente pudiera venir a discutir los viejos tiempos y tener una charla nostálgica sin niños corriendo alrededor”.

En los resultados de una encuesta compartida en la página de Facebook de Chart Room, más del 90% de los encuestados apoyaron la política de Bob.

Sin embargo, mucha otra gente no opinaba igual De hecho, algunos incluso están pidiendo un boicot.

Los residentes enojados de Brixham como Wendy Moore creen que la política de Bob es equivalente a la discriminación.

Wendy le escribió la siguiente nota:

“¿En qué tipo de pueblo vivimos cuando a los perros se les permite entrar en un establecimiento y a los niños no? ¿Quién se cree que es Bob Higginson? ¿Prohibiría la entrada a personas con discapacidad en sus instalaciones? ¿O personas de una raza o color particular o religión? Apuesto que no lo haría. ¿Y qué hay de los ancianos? Prohíbanles entrar también, ¿verdad?  ¿Por qué piensa que está bien prohibir a los niños de cierta edad?

Esta es una discriminación descarada. Ciertamente boicotearé este lugar y aconsejaré a los muchos amigos y parientes que vienen a visitarnos aquí que hagan lo mismo. Y me gustaría decirle a cualquier persona viviendo o visitando Brixham que no ponga un pie en ese lugar, ni con sus perros ni sin niños.

Bob publicó una respuesta a Wendy sobre su nota protesta, señalando que él cree “todo esto ha sido sacado de contexto. Es desproporcionado.”

“Simplemente quería crear una zona agradable y tranquila donde los adultos pudieran sentarse, relajarse y disfrutar de un ambiente tranquilo, junto con buena comida casera con servicio de primera clase”, explicó. “Sin embargo, quisiera agradecer a todos los que han mostrado su apoyo en todo el mundo, ha sido un viaje increíble”.

¿Qué opinan, niños sí o no?