¿Influye o no el género en cómo se reacciona ante la ruptura amorosa?

La ciencia señala que sí. Entérate por qué y cómo saber si es posible o no la reconciliación
¿Influye o no el género en cómo se reacciona ante la ruptura amorosa?
Aunque la mujer sufre más ante la ruptura amorosa, ésta tiende a recuperarse con más rapidez que el hombre.
Foto: Shutterstock

Cuando se da el rompimiento amoroso de una pareja, siempre salta a la cabeza preguntas sobre quién sufrierá más, a quién de los dos le costará  superar el dolor de la ruptura o si el rompimiento será temporal o permanente.

De acuerdo con la psicóloga Romi Torres-Ward, basada en Los Ángeles, la ruptura amorosa no es fácil ni para el hombre ni para la mujer. “Ambos [el hombre y la mujer] sufren, pero el dolor lo sobrellevan de diferentes maneras”, detalla la psicoterapistas de niños, adolescentes, adultos, familias y parejas.

Un estudio realizado por la Universidad Binghamton (BU, ubicada en Nueva York) y la Universidad de Londres (LU) por agosto 2015, las mujeres experimentan inicialmente un mayor dolor tras la ruptura amorosa pero emocionalmente se recuperan con mayor rapidez que los hombres.

La gran diferencia

De acuerdo con el estudio, liderado por el antropologo Craig Morris (de la BU) y publicado en la revista Evolutionary Behavioural Sciences, mientras que las mujeres reportaron ira, llanto, ansiedad, depresión, náuseas, miedo, incapacidad para concentrarse, falta de apetito, cambios de peso y hasta debilidad del sistema inmune, los hombres solo mostraron dos factores emocionales con un alto índice: pérdida general de la concentración e insensibilidad emocional.

Y es en estos puntos clave donde se centra la gran diferencia del sentir de los géneros ante una ruptura amorosa, así como la gran ventaja que tiene la mujer de recuperarse emocionalmente con más rapidez que su homólogo masculino.

“La ventaja femenina está en el hecho de que la mujer cuando está mal emocionalmente tiende a hablar con amigas y familiares de confianza sobre lo que siente; mientras que los hombres tienden a aislarse [por su misma naturaleza de machos], no hablar sobre sus emociones y, por lo general, tratan de ahogar su dolor más bien con el abuso del alcohol, algo que da pie a que su recuperación sea mucho más lenta”, detalla Torres-Ward.

Este comportamiento de género frente a la ruptura amorosa es algo que se debe de  tener en cuenta —especialmente los del sexo masculino— en el punto de la necesidad de buscar ayuda profesional cuando no se pueden salir rápido del sufrimiento, debido a que de ser demasiado hondo y prolongado puede provocar distorsiones considerables en el estado físico y emocional de las personas.

Qué esperar de la ruptura

La coach de vida Elena Burnett, especializada en relaciones de parejas, dice que al margen del dolor emotivo que se siente ante una ruptura amorosa es común el cuestionamiento personal de por qué se dio el rompimiento y si éste será definitivo o temporal.

Para encontrar la respuesta a estas preguntas, Burnett aconseja hacer un análisis honesto en estos dos puntos:

1.  Entender quién dejo a quien

“El tener claro quién dejo a quien ayuda a saber en qué posición se encuentra cada uno de los dos integrantes dentro de lo que está sucediendo, ya que no es lo mismo dejar a que te dejen, así como el ser la persona quien dio el primer paso para la ruptura de la relación o el haber terminado por un común acuerdo”, dice la experta.

2. Existe o no la esperanza de la reconciliación

Bien se dice que la esperanza es lo último que se pierde. Así que, de estar todavía encendida en ambos la llama del amor  hay que agotar todos los recursos que se tengan —sin presión ni acoso de ninguna de las dos partes—para volver (como pareja) tras haber limado las asperezas y aclarar los malos entendidos.

“Y para este proceso no hay como tener un mediador [es decir a un profesional en asunto de relaciones interpersonales] cuando los cónyuges no saben cómo dialogar o llegar a acuerdos mutuos sin tratar de imponer sus puntos de vista sobre el otro mientras están buscando la reconciliación”, dice Burnett.

Pero si uno de los integrantes ya no ama al otro, resulta imposible pensar que él o ella regrese. Y, en este caso, se debe enfrentar la ruptura sin esquivar ninguno de los pasos emocionales que se dan en el proceso de un divorcio (que viene a ser como un duelo), que entre otros incluye: negación, enojo, depresión y aceptación.