Reporte Responsable: la app mexicana para saber cuán dañado quedó tu casa tras el sismo

Te explicamos la solución del Colegio de Ingenieros Civiles de México y qué otras aplicaciones móviles puedes usar en una emergencia
Reporte Responsable: la app mexicana para saber cuán dañado quedó tu casa tras el sismo
Miles de edificios quedaron dañados tras el terremoto que sacudió México.
Foto: DIANA ULLOA/AFP/Getty Images

Las construcciones colapsadas tras el paso del sismo de magnitud 7,1 que sacudió México el martes ascienden a miles.

Y entre escombros, nubes de polvo y bloques derruidos por la tragedia, quedan también edificios en pie que, aunque quedaron dañados, no llegaron a venirse abajo.

Algunos tienen grietas en sus paredes. Otros, sufren daños estructurales.

Y ante la preocupación de no saber si el edificio o la oficina donde uno vive o trabaja sufre riesgos de ser desplomada, un grupo del Colegio de Ingenieros Civiles de México (CICM) se puso a trabajar en una solución.

Se trata de una aplicación, Reporte Responsable, para que los residentes en zonas afectadas puedan comunicar fácilmente los daños que sufrió su construcción.

La herramienta funciona a través de fotografías de los edificios que los usuarios deben tomar y enviar desde su celular.

“Una brigada de especialistas responde por esa vía las condiciones de las edificaciones. Sólo serán atendidos los casos de emergencia”, explicó la institución en un breve comunicado.

Para ello, es necesario tener un teléfono inteligente, pues utiliza el GPS del dispositivo para ubicar la edificación, una información vital a la hora de evaluar el riesgo que sufre el edificio.

La app se puso en funcionamiento el 19 de septiembre, es gratuita y sólo está disponible para sistemas Android.

Las claves: ¿cuándo preocuparse?

En una entrevista con el canal mexicano Foro TV, el vicepresidente del Colegio de Ingenieros Civiles de México, Sergio Alcocer, explicó algunas claves para saber si hay motivos de preocupación.

Las grietas en muros y columnas son más preocupantes que los desprendimientos de losas. RONALDO SCHEMIDT/AFP/Getty Images

“Es importante que la gente comprenda que el movimiento sísmico hace que las estructuras se deformen , y esas deformaciones de las estructuras se traducen cuando son materiales como la mampostería, en pequeñas grietas cuando el desplazamiento es relativamente pequeño”, explicó el especialista.

“Si ese es el caso, que uno tiene fisuras pequeñas -del espesor de uno o dos cabellos- prácticamente no hay mayor peligro “, dijo Alcocer. “Lo único que hay que hacer es recuperar la apariencia del muro, retirar el yeso y pulirlo”.

El ingeniero mexicano dijo que, “en algunos casos, las estructuras están hechas a base de columnas y de vigas de concreto”.

“No es extraño que se coloquen muros de mampostería para dividir las habitaciones, y estos muros están en contacto con los elementos de concreto”, puntualizó.

“Cuando el sismo hace que se mueva la estructura, la interacción entre la estructura de concreto y los muros de mampostería hacen que se presenten fisuras verticales, especialmente en el contacto entre la columna y el muro , o incluso sobre el muro”.

“Si las fisuras únicamente describen el perímetro del marco, lo que hay que hacer es repararlo, no hay realmente mayor daño”.

Pero ¿y si la grieta es mayor?

“Cuando el agrietamiento es de 2 ó 3 milímetros de espesor ya debe uno ciertamente preocuparse y buscar a un ingeniero que pueda evaluar su estructura”, declaró Alcocer.

En ese caso, especialmente si hay “desprendimientos del propio material”, sí sería necesario recurrir a los especialistas para que hagan una evaluación “y seguramente un proyecto de refuerzo”.

Si la grieta se diera en una columna, la gravedad depende del tipo de agrietamiento:

  • Grietas horizontales y pequeñas (del espesor de un cabello): “No son importantes desde el punto de vista de la estabilidad vertical de la estructura”, dijo Alcocer.
  • Grietas inclinadas : “Normalmente, tienen una inclinación de 45 grados y sí son preocupantes. No significa que se vaya a caer el edificio, ni mucho menos, pero si es necesario buscar un ingeniero que haga la reparación correspondiente”.

Si se levantaron las losas del suelo, tiene que ver en cómo se cimentó el edificio, pero Alcocer asegura que “lo más importante tiene que ver con las estructuras verticales (columnas y muros), que son los que mantienen la estabilidad”.

Si se desprendió una losa del techo: en ese caso, tampoco hay motivo de preocupación -siempre que no haya una grieta muy grande en un muro- aunque si es una azotea habría que repararlo antes para evitar que pase el agua.

Si la grieta deja ver los ladrillos , “significa que la estructura es estable”, dijo Alcocer, pero también conviene buscar a un especialista “con cierta prudencia y sensatez”.

“La gente busca que rápidamente se revisen sus estructuras, y con la cantidad de ellas que hay en Ciudad de México no se pueden revisar todas”.

El mexicano recordó que no siempre hay que alarmarse, pues “las fisuras en los muros son normales en este tipo de sismos intensos que deforman las estructuras”.


Otras aplicaciones móviles para emergencias en México

HAGAMOS EQUIPO: fue creada por el Ayuntamiento de Aguascalientes, México, con el objetivo de convertirse en una herramienta complementaria a las líneas telefónicas para reportar situaciones de emergencia y evitar el retraso en las denuncias cuando hay saturación. Está disponible en Android e iOS.

APP 911 CDMX : la aplicación de emergencias de la Ciudad de México cuenta con geolocalización y llamada silenciosa. Cuenta con un botón de auxilio y funciones como chat con asesores o compartir la ubicación.

  • Descarga aquí la app 911 CDMX*

ProteGM : está pensada para emergencias de seguridad o médicas y también es gratuita. Funciona en todos los sistemas móviles y brinda información y consejos de prevención, además de un botón de alerta.

ZELLO : esta aplicación no es exclusiva de México y también se usó mucho durante el huracán Irma. Permite comunicarse con otras personas en tiempo real y funciona como un walkie-talkie. Es gratuita, aunque requiere conexión a internet.


* La BBC no se hace responsable del contenido de páginas externas.