Dos hermanitos mueren abrazados durante terremoto en México

El niño de 11 años abrazó a su pequeña hermana de 6, ese día decidieron faltar al colegio, que se mantuvo sin daños
Dos hermanitos mueren abrazados durante terremoto en México
Multifamiliar Tlalpan /Agencia Reforma
Foto: Agencia Reforma

MÉXICO – Una de las conmovedoras historias que han vivido los rescatistas tras el terremoto de 7.1 Richter que azotó la Ciudad de México el pasado 19 de septiembre es la de dos hermanitos de 11 y 6 años que murieron abrazados.

Ese día los pequeños Julián Andrés Astudillo Flores, de 11 años y su hermanita, Jimena, de 6 años, decidieron faltar al colegio y quedarse en casa, todo transcurría con normalidad hasta que a la 1:14 de la tarde del martes 19 de septiembre un fuerte terremoto azotó la capital mexicana.  El edificio de cinco niveles donde vivían los menores se derrumbó, ellos quedaron atrapados en el segundo piso del multifamiliar Tlalpan, ubicado al sur de la capital mexicana.

El padre de los pequeños, identificado como Julián Astudillo, dijo que los menores faltaron al colegio porque no tenían ganas de ir a clases, la madre accedió a que faltaran, pero a la hora del terremoto, la mujer había salido a realizar unas compras, por lo que los pequeños enfrenaron solos la tragedia.

El rescate en el Multifamiliar Tlalpan / Foto Twitter

El colegio en el que debieron estar a esa hora los menores, no sufrió daños.

Julián Astudillo vive en Colombia y desde hace cinco años no veía a sus pequeños.

A mí me entró una llamada. Me dicen que los niños estaban atrapados, pero que hasta las seis de la tarde (19 de septiembre)  estaban vivos, pero que después no volvieron a oír nada. Porque a mi hijo le gustaba mucho el fútbol, tenía un pito como el de los árbitros, y siempre pitaba, pitaba, pitaba, y que ese día también gritaba”, expresa el  padre a la prensa colombiana.

“Pero a las seis o siete de la noche no volvieron a oírlos nunca más. El niño, como es mayor y era valiente, yo creo que agarró a la hermanita y la apretó, y la abrazaba, y me imagino que le hablaba, y así los encontraron, abrazaditos, asfixiados… Ellos no quisieron ir al colegio, su madre había salido a hacer una compras, y tres pisos se les vinieron encima a mis muchachos… Diosito los llamó, él sabrá porqué lo hizo”, lamenta el señor Astudillo.

Los cuerpos fueron recuperados tras más de 20 horas de maniobras.

Con ayuda de sus amigos, el padre de los menores pretendía viajar a México para darle el último adiós a sus pequeños, pero una huelga de Avianca se lo impidió. Los menores fueron sepultados el pasado viernes.