Eric Hernández quiere continuar el legado de su madre, que inició el negocio familiar vendiendo pupusas en su humilde apartamento. Foto: María Peña/Impremedia