El empresario salvadoreño, Eric Hernández, se apoya en empleados que considera “familia”. Foto: María Peña/Impremedia