Mexicanos se limpian las “malas vibras“ tras terremoto en México

Recuren a yerbas y técnicas alternativas de sanación para recuperar un poco de tranquilidad
Mexicanos se limpian las “malas vibras“ tras terremoto en México
Un grupo de personas asiste a sesiones de sanación tras el sismo.

MEXICO – Hace días que Rodrigo Valencia tienen insomnio y se mantiene en vela pensando que en cualquier momento puede sonar la alerta sísmica con su chirriante sonido que precede a la tragedia como tantas veces ha ocurrido en tiempos recientes en el país.

Por eso, cuando se enteró de  que en el Parque México de la colonia Condesa un grupo de “sanadores“ de diversas técnicas de relajación y limpieza espiritual se reunirían para atender a todos los desajustes emocionales por los que pasa la población no lo pensó dos veces.

Se vistió de blanco y se abrió camino entre decenas de senadores con todo tipo de técnicas, entre incienso y copal y montones de hierbas, romero, yerbabuena, jarilla, epazote y cempazúchitl. Letreros que prometían paz y tranquilidad.

Después de un recorrido de unos doscientos metros escogió la técnica de sanación de Ximena Holguín que consiste en sentarse en círculo y hablar de las bondades del universo, de la armonía de la vida. “Mientras estemos aquí vamos a agradecer por el privilegio de estar vivos“, dice la mujer mientras todos los participantes se toman de las manos.

Rodrigo dice que a él no le tocó tan mal el sismo del 19 de septiembre que acabó con la vida de más de 300.

Estaba en su casa de dos pisos en la colonia Asturias cuando ocurrió y sólo salió corriendo pero luego se enteró de todo con las noticias y los amigos y las calles. “Desde entonces no siento paz“.

A los costados, otros senadores y otros afectados buscan tranquilizarse con sus propios métodos,  magnetoteria y flores de bush, sanción pránica, ETF de golpecitos, bioenergénica, aromaterapia.

“De lo que se trata es dar ayuda a alejar las malas obras y armonizar“, detalla Elsa Alvarado, quien se encuentra justo a lado de Ximena Holguín.

Elsa aplicó a los asistentes una tacnica que se denomina Magnified Healing que consiste en “establecer un flujo constante de energía desde su propio corazón hasta la fuente del afectado y el Altísimo Dios del Universo.

“La gente llegó muy estrenada y se ha ido muy tranquila“, dijo al terminar una sesión de masaje y tésnicas de reiki para que su  energía llegara y actúara directamente en todo el cuerpo y la mente.

Para el sociólogo de la Universidad Nacional Autónoma de México, Juan Estrella, este tipo de terapias son una manifestación de la solidaridad de quienes las imparten y una expresión de la necesidad que sienten los mexicanos por tomarse un respiro en medio de la tragedia.

“La gente tiene miedo y no solo por el terremoto sino por la zozobra que ha tenido varios fenomenos, inundaciones, inseguridad y el sismo viene a cristalizar esos medios por lo que se busca ayuda de muchas formas“.