Los límites de la caballerosidad

No hay que irse a los extremos para no caer en el machismo
Los límites de la caballerosidad
Mientras no seas un hombre controlador, no está mal ser un caballero.
Foto: Pexels

En la actualidad, muchas mujeres, sobre todo de generaciones pasadas, afirman que los hombres ya no son como antes, pues las nuevas generaciones carecen de esos gestos de caballerosidad que halagaban a cualquiera como el abrirle la puerta del coche a una chica, pagar la cuenta de una comida o darles todo tipo de detalles.

Pero hay sitios en donde actualmente, estos actos no son considerados como propios de la caballerosidad son considerados típicas señales del machismo o del sexismo.

Sobre este tema, la Universidad de Northeastern en Boston, Estados Unidos, investigó acerca del tema y descubrió que estos hechos, como ofrecer abrigo o pagar una cena, podrían ser sinónimo de algo llamado “sexismo benévolo”, el cual es muy distinto al llamado “sexismo hostil”, mismo que consiste en el sometimiento que realizan algunos hombres de sus parejas para que estas permanezcan todo el tiempo.

Los autores recomendaron a los hombres no ser descorteses, sino más bien prestar atención a los límites de la equidad de género.