Con este autogolazo comenzó la debacle de Estados Unidos

La eliminada Trinidad y Tobago se encontró temprano con un gol (ni tan) circunstancial

COUVA, Trinidad y Tobago – La selección de Trinidad y Tobago eliminó hoy de un Mundial que parecía tener a la mano a la selección de Estados Unidos al imponerse por 2-1 en la última jornada del hexagonal final de la Concacaf.

La debacle comenzó con una jugada lamentable, imperdonable, porque entraña tres grandes desconcentraciones en el campo: la del lateral que se voltea ante un centro inofensivo que termina pegándole en el talón, la del defensor Omar González que rebana sin sentido ni finalidad práctica un balón directo a la portería de Tim Howard, quien a su vez evidencia su lamentable forma física y su casi nula capacidad de reacción para evitar que el balón se meta en su arco.

De esta manera el equipo de las Barras y las Estrellas comenzó su agonía en el minuto 16 que se acrecentó cuando los locales aumentaron con un tanto de Alvin Jones a los 36.

Estados Unidos descontó a los 41 al marcar la joya de 21 años Christian Pulisic, pero lamentablemente no hubo más qué hacer.