El día que la NYPD estuvo a punto de detener a Weinstein con ayuda de una modelo italiana

Audios revelan la forma en que Ambra Battilana fue acosada por el exproductor de Hollywood
El día que la NYPD estuvo a punto de detener a Weinstein con ayuda de una modelo italiana
Harvey Weinstein acosó a la modelo Ambra Battilana.

En 2015, Harvey Weinstein intentó toquetear a la modelo Ambra Battilana, entonces de 22 años de edad, pero luego de disculparse le pidió que fuera a su habitación.

Así era como operaba el famoso productor de Hollywood caído en desgracia tras revelarse gran parte de su historial de acosos sexuales.

“Después de que se disculpó, dijo: ‘Escucha, sube a mi habitación'”, contó sobre ese caso en Nueva York un comandante de la policía del NYPD, lo cual se escucha en el audio.

Para salir del paso, Battilana se excusó para usar el baño, pero fue orientada por un detective de la Unidad de Víctimas Especiales, que había estado usando dos teléfonos celulares para grabar ese 28 de marzo de 2015 la reunión en el restaurante-bar del Grand Hotel Tribeca.

Battilana estaba en pánico, pero el detective le prometió que estaría bajo vigilancia si aceptaba la petición de Weinstein. El objetivo era detenerlo “in fraganti”.

Ella subió con Weinstein a su habitación. Los detectives estaban muy cerca, listos para entrar en acción si Weinstein trataba de volver a tocarla de nuevo, como ella había afirmado antes. Habría sido atrapado en el acto, contó el Daily Beast.

Todo marchaba bien, pero luego Battilana se arrepintió y se marchó. “Ella se asustó”, contó el comandante de la Policía. Battilana volvió abajo del hotel, seguida por Weinstein, quien fue retenido por los agentes y llevado a un lugar privado para interrogarlo, pero poco pudieron hacer, ya que el hombre pidió un abogado, en particular uno de la firma cuyos socios incluían al exalcalde Rudy Giuliani. Sobre ese hecho, una portavoz de Weinstein negaría las acusaciones.

Los detectives todavía pudieron llevar a la fiscalía del Distrito de Manhattan un caso que era considerablemente más fuerte de lo que se necesitan para condenar a “acosadores” menos ilustres que operan en el Metro.

Battilana contó que había conocido a Weinstein en el New York Spring Spectacular en el Radio City Music Hall un jueves anterior, el 26 de marzo, y que la había invitado a visitarlo en su oficina de Tribeca al día siguiente. Ella aceptó y llegó alrededor de las 6:00 p.m. El ayudante de Weinstein la había acompañado a su despacho y luego los dejó solos.

Su conversación tomó un giro cuando Weinstein le preguntó a Battilana si sus pechos eran reales, le dijoe ella a la Policía. Supuestamente la tocó y le clavó la mano debajo de la falda y le pidió un beso. Ella escapó y una cámara de vigilancia, según se informa, muestra su salida del edificio 31 minutos después de su llegada. Se puso en contacto con una amiga, quien la llevó a la Comisaría Novena. “Ella lucía como alguien que había sido abusada”, contó el comandante.

Los agentes convencierona la modelo de llamar a su acosador, con la esperanza de que se autoincriminara, pero él se adelanto al plan y la llamó.

Ante la instancia de los detectives, Battilana accedió a reunirse con él al día siguiente en aquel restaurante-bar del hotel, donde sería grabado. “Básicamente se disculpó por lo que hizo”, comenta el comandante del NYPD.

La oficinal del Fiscal decidió no presentar cargos, debido también al pasado de la modelo, quien fue parte del escándalo sexual del primer ministro italiano Silvio Berlusconi.

Al final ella dejó de confiar en el sistema y se dice que logró un acuerdo monetario con Weinstein, y la Policía ya no pudo contactarla.

Aquí el audio, donde entre otras cosas se escucha al sujeto disculparse e invitándola a su habitación, a que no le hiciera “una escena” y lo “avergonzara”, porque él era un hombre famoso.