Juicios juveniles imparten justicia para adolescentes

Estudiantes de Bellflower participan como jurado en casos de justicia juvenil
Juicios juveniles imparten justicia para adolescentes
El jurado juvenil delibera uno de los casos. (Aurelia Ventura/ La Opinion)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

Un grupo de 12 jovencitos de un jurado en un tribunal para adolecentes escuchó atentamente el caso de una menor que puso orina y agua de inodoro en una botella de spray. Diciendo que era dulce, les dio a probar a varios de sus compañeros.

Después de un juicio, el jurado declaró culpable a la menor y recomendó como sentencia que realice 40 horas de servicio comunitario, escriba una carta de disculpa a sus víctimas y asista a consejería familiar.

El caso fue solo una práctica, pero los alumnos de la secundaria Bellflower son parte de Teen Court (Tribunal para Adolescentes), un programa oficial donde deliberan en casos de delitos menores cometidos por jóvenes. Los acusados – todos ellos menores de edad – escogen ser juzgados por personas de su misma edad en lugar de una corte juvenil del estado.

“Son casos reales proveídos por un agente de libertad condicional del condado”, dijo Susan Nicoletti, maestra de ciencias sociales y coordinadora del programa.

“Una vez que reciben la sentencia, los acusados deben cumplir (la sentencia) en seis meses o menos, de otro modo regresarán a una corte juvenil [del estado]”, aseveró Nicoletti.

Ashley San Pedro y Fernando Ruiz, ambos alumnos de la secundaria Bellflower, hablan con Susan Nicoletti antes del inicio del programa de cortes juveniles. (Aurelia Ventura/ La Opinion)

Los jóvenes entienden a otros adolescentes

Fernando Ruiz, de 15 años, dijo que para él la Teen Court es importante porque ellos pueden enjuiciar a jóvenes de su misma edad.

“Nos dejan entrevistar a los niños y vemos como piensan porque los adultos no saben como piensan los niños”, dijo Ruiz. “Me interesa el programa porque quiero ser abogado y porque muchas personas son juzgadas injustamente”.

Ruiz dijo que con este programa ellos aprenden a hacer preguntas y al mismo tiempo saben que ellos mismos deben mantenerse fuera de problemas.

Para Ashley San Pedro, de 15 años, ser parte de un jurado para casos reales es importante y motivador para su carrera en el futuro.

“Esta es una buena oportunidad que se nos da a los jóvenes y también porque quiero ser abogada”, dijo la estudiante del grado 10 de la secundaria Bellflower.

San Pedro dijo que se enteró del programa por parte de un maestro y ella tomó la oportunidad para ayudar a hacer una diferencia en su comunidad. “Mis padres están muy orgullosos de que este participando en este programa”, dijo la joven latina.

Se inaugura el programa en Bellflower

El jueves por la tarde la Teen Court fue inaugurada en la secundaria Bellflower. Los dos casos que tuvieron lugar ese día, uno real y otro simulado, fueron supervisados por el juez retirado David S. Wesley, quien lanzó el programa localmente hace 25 años. En la actualidad, hay más de 40 tribunales de adolescentes en el condado de Los Ángeles.

Los estudiantes que componen los jurados del tribunal juvenil cuestionan a los acusados sobre sus presuntas acciones y, bajo la supervisión de jueces y abogados voluntarios, asignan castigos. Los participantes, que en su mayoría son delincuentes primerizos, logran limpiar su récord en seis meses o menos.

El manuel del jurado en las cortes juveniles. (Aurelia Ventura/ La Opinion)

“Los castigos que reciben los acusados incluyen servicio comunitario, tutoría, cartas de disculpa y consejería”, dijo Cynthia A. Zuzga, comisionada con la corte superior de Los Ángeles y quien participó como voluntaria en la inauguración del Tribunal en Bellflower.

Con este programa los estudiantes aprenden a enmarcar una investigación sobre un problema, investigan el tema, entablan un diálogo sobre las perspectivas del caso, comunican sus conclusiones y toman acción cívica directa sobre esos hallazgos.

Nicoletti y sus estudiantes se han preparado realizando simulacros de juicios y estudiando otros programas del Tribunal para Adolecentes, incluyendo al exitoso programa de la secundaria El Rancho en Pico Rivera.

El juez David Wesley habla con estudiantes del programa Teen Court de la secundaria Bellflower. (Aurelia Ventura/ La Opinion)

La Teen Court de Bellflower se reunirá mensualmente y revisará dos casos por mes. Los estudiantes servirán como alguaciles, secretarios judiciales y jurados. Los jurados cuestionarán a los acusados mientras son supervisados por un juez en una sesión pública. Ellos deliberarán en privado bajo la dirección de abogados voluntarios.