Ambos padres fueron detenidos por ICE, hoy esperan que un accidente de auto los salve de la deportación

Padres indocumentados le apuestan a la cancelación de su deportación para ganar la residencia
Ambos padres fueron detenidos por ICE, hoy esperan que un accidente de auto los salve de la deportación
10/04/17/LOS ANGELES/Mexican immigrant Eladis de la Cruz with his wife Ema Gonzalez Vicario and children Bernardo, 4, and Emmanuel, 2. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

No habían pasado ni dos meses de que Eladis de la Cruz fuera liberado del centro de detención migratorio de Adelanto cuando los agentes de la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), llegaron a su casa para arrestar a su esposa, Ema Vicario.

De la Cruz había logrado salir libre con el pago de una fianza de 1,500 dólares después de pasar un mes bajo custodia. La familia tuvo que desembolsar otros 3,000 dólares por la fianza para liberar a Vicario tras una detención de un mes.

Por suerte, las detenciones fueron escalonadas, de tal manera que sus dos hijos Bernardo y Emmanuel – de 4 y 2 años respectivamente- no tuvieron que quedarse solos.

Pero volverse a reunir como familia fue uno de los momentos más felices de su vida.

Pensé que no iba a volver a ver a los niños. Estaba bastante preocupado por la familia”, cuenta De la Cruz.

Los esposos Eladis de la Cruz y Ema Gonzalez Vicario temieron perder a sus hijos Bernardo y Emmanuel cuando fueron arrestados por ICE (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)

Huyen de la violencia en México

Él y su esposa son inmigrantes mexicanos que vinieron a Estados Unidos escapando de la violencia en su natal Guerrero, México y en busca de una mejor vida. Su primer lengua es el dialecto náhuatl.

La abogada en migración Erika Román dijo que tuvieron la fortuna de encontrar un juez muy compasivo que determinó fijarle a De la Cruz la fianza mínima que se permite por ley – 1,500 dólares.

“El juez se apiadó de la situación familiar y tomó en cuenta que en 2016, la familia sufrió un accidente muy fuerte en su carro cuando viajaban en la autopista. Los niños salieron muy lesionados y están recibiendo terapias”, explica la abogada.

Ema Vicario muestra la cicatriz que le dejó a su hijo Bernardo de cuatro años, la operación en la espina dorsal a la que fue sometido a causa del accidente que sufrieron en 2015. (foto cortesía abogada Erika Román).

El accidente

El 18 de agosto de 2016, la familia De la Cruz-Vicario fue víctima de un accidente en Perris, California. La esposa manejaba cuando una llanta del carro explotó en una curva y se voltearon en plena carretera.

La madre presentó múltiples fracturas en los brazos y ha tenido que ser sometida a tres cirugías. Actualmente no puede cargar más de cinco libras de peso, y aún debe someterse a varias intervenciones quirúrgicas. “El mes que entra me van a volver a operar”, comenta mientras muestras sus brazos llenos de injertos de piel y cicatrices.

El menor de 3 años fue el que salió más lastimado: se le colapsaron los pulmones, se le quebraron las costillas y quedó medio paralizado de las piernas. Aunque ya puede caminar, necesitará de rehabilitación por largo tiempo.

Ema Vicario muestra parte de las cicatrices que le dejaron en su cuerpo el accidente carretero que sufrieron en 2015. (foto cortesía de abogada Erika Roman)
Ema Vicario muestra parte de las cicatrices que le dejaron en su cuerpo el accidente carretero que sufrieron en 2015. (foto cortesía de abogada Erika Roman)

La detención

De la Cruz iba al mercado cuando lo arrestó la policía de Ontario el 26 de junio pasado por una multa de 2015 relacionada con manejar ebrio que no terminó de pagar y por no presentarse a la corte. Horas después, la policía local lo entregó al ICE.

Tras un mes de arresto, la abogada Román logró su liberación el 25 de julio después del pago de los 1,500 dólares.

El 7 de septiembre, ICE arrestó en su casa a su esposa por una deportación previa. Salió libre el 22 de septiembre.

De La Cruz llegó al sur de California en 2003. Ema, en el 2005. Sus dos hijos son nacidos en Estados Unidos.

La liberación nos ha dado esperanzas de poder arreglar nuestro estatus migratorio. Mi sueño es tener un número de Seguro Social y poner un negocio de compra y venta de llantas”, confía el padre, quien trabajó 10 años para una llantera en Ontario, y en la actualidad sigue en ese negocio, pero aspira a tener su propia empresa.

Los inmigrantes mexicanos Eladis de la Cruz y su esposa Ema Gonzalez Vicario con sus hijos Bernardo y Emmanuel confían en que la abogada Erika Roman los ayude a resolver su estatus migratorio. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)

¿Hay esperanza migratoria?

La abogada Román explica que por la condición médica de los menores, van a pelear por la cancelación de la deportación de ambos padres.

“En la corte vamos a presentar la solicitud 42B conocida como cancelación de la deportación y ajuste del estatus. Si ganamos, obtendrán la residencia permanente. Así que de algo terrible que les pasó puede venir algo bueno”, menciona.

La experta en migración precisa que no todas las personas son elegibles para beneficiarse de esta solicitud. “No porque solicites, significa que vas a ganar. El argumento a nuestro favor son las lesiones y el continuo sufrimiento al que serían expuestos los niños con la deportación de sus padres. La norma de migración exige probar un sufrimiento extremo e inusual. El accidente les dejó a los menores muchos problemas de salud. Y por eso, tenemos un alta probabilidad de ganar la solicitud 42B”, expone.

Y lamenta que ICE haya ido por la madre después de haber tenido bajo detención al padre. “Es inconcebible y decepcionante. Las política de migración no fue creada para eso. Ni para que se lleven detenidos a personas que no tienen antecedentes criminales. Es una vergüenza este cambio tan grande en las políticas migratorias”, critica.