Una batalla por crear un sistema mejorado de agua a un alto costo

El proyecto tiene un costo de alrededor de 17 mil millones de dólares y opositores no están convencidos que esta sea la mejor opción
Una batalla por crear un sistema mejorado de agua a un alto costo
California WaterFix es un proyecto que intenta mejorar el sistema de agua antiguo en el delta al norte de California. (Jacqueline Garcia)

El proyecto California WaterFix esta causando un debate a nivel estatal debido a su alto costo para llevar agua potable al centro y sur de California. Mientras unos dicen que las facturas del agua aumentarán significativamente y las especies marinas serán puestas en peligro, otros explican que la modernización del sistema de agua es necesario y es el más económico entre las opciones disponibles.

El 10 de octubre esta pautada una votación en la agencia metropolitana de agua del sur de California (MWD). De ser aprobado el proyecto podría tomar hasta 15 años para realizarse.

El área central y sur de California recibe aproximadamente el 30% de agua del delta del rió Sacramento-San Joaquín. Dos bombas gigantescas aspiran agua de la parte sur del delta cerca de Tracy para separar el agua dulce del agua de mar.

Partidarios del WaterFix estiman que el sistema antiguo que cuenta con diques de más de 50 años de existencia y el declive del ecosistema del delta pueden causar daños al agua potable.

En caso de algún desastre natural como terremotos, inundaciones y cambios climáticos los diques podrían ser destruidos inundando las bombas y contaminando con agua salada, dicen expertos.

Estamos planeando con el gobierno estatal y federal un proyecto de tubos subterráneos para transportar el agua que se acumula en el norte en las represas a las plantas que bombean agua para llevarlas a nuestros hogares en el sur de California”, explicó Luis Cetina, ingeniero civil y representante de asuntos regionales con MWD.

Luis Cetina, al lado del rio Sacramento, muestra una rejilla, de las cuales se planean poner en las llanuras del rio para evitar el paso de los peces y afectar la vida marina. (Jacqueline García)

Sin embargo, el proyecto tiene un costo de alrededor de 17 mil millones de dólares y opositores no están convencidos que esta sea la mejor opción.

“Habrá un alza de gastos y los recursos podrían ser utilizados para otras cosas. No sabemos cuanta cantidad de agua es la que se lleva a otros lugares que no son residenciales”, dijo José Estrada, asesor comunitario con la organización POWER en Pacoima.

Él explicó que lo más viable es enseñar a las personas a conservar el agua puesto que por siete años California estuvo en sequía y no todos aportaron positivamente.

“La gente de los campos no ayudaba. Nosotros [en la ciudad] nos sacrificábamos en no gastar agua y ellos no ahorraban y no es justo porque ellos no nos regalan las frutas y verduras que cosechan”, añadió Estrada.

Cetina dijo que aunque es verdad que una parte significante de agua se queda en la zona agrícola de la parte central es vital para todos.

“Sin la comida no hay existencia. Pero nosotros no vamos a pagar por las necesidades de [los agricultores], nosotros vamos a pagar por el transporte de agua y el esfuerzo para realizar estos tubos subterráneos”, dijo Cetina. “Ellos van a pagar su parte y nosotros vamos a pagar nuestra parte para asegurar la economía actual y la agricultura en el sur de California”.

Piden ayuda al alcalde

Un grupo de protestantes en contra del proyecto WaterFix se plantaron frente a la casa del alcalde Eric Garcetti en busca de apoyo para que tome una posición.

Protestantes pidieron el miércoles al alcalde que tome una posición en el proyecto WaterFix. (Suministrada)

Coreando la frase “No tunnel no hike, water is a human right!” (¡No túnel, no incremento, el agua es un derecho!) pidieron que el alcalde vote en representación de miles de personas y no de los millonarios. Sin embargo, él no se ha planteado a favor o en contra.

“El alcalde debe quitarse del banquillo y demostrar mas liderazgo”, dijo Brenna Norton, activista con Food and Water Watch, uno de los grupos opositores del proyecto.

“La preocupación de un posible terremoto no esta en el delta si no en el sur de California”, aseveró la activista enfatizando que el gasto sería una perdida de dinero.

Ella dijo que todo este proyecto es un beneficio económico para los millonarios incluyendo a los agricultores del valle central y las agencias de agua.

“Mientras más agua venden, más dinero ganan”, dijo Norton. “Y los residentes son quienes terminamos pagando más dinero”.

Los activistas dijeron que Garcetti debe tomar una postura antes de la votación del 10 de octubre.

De ser aprobado el WaterFix agregaría un promedio mensual de $2 dólares en la factura del agua dependiendo de cuanta agua se utilice en cada hogar. Cetina dijo que hay otras soluciones pero el California WaterFix es el proyecto más económico.

El documento sobre el financiamiento de California WaterFix y la asignación de costos explica que el agua producida por este sistema de agua estatal modernizado costará alrededor de 1.100 dólares por acre-pie para producir, en comparación con los 1.859 a 2.367 dólares por acre-pie para la desalinización del océano; los 1.222 a 3.224 dólares por acre-pie para agua reciclada; o los 3.758 a 5.414 dólares de acre-pie para suministros del hogar a través de la captura de aguas pluviales.

“Con las otras opciones les puede costar hasta 7 o 9 dólares que es dos o más veces que el proyecto de WaterFix”, dijo Cetina. “Podemos vivir con otras opciones pero eso va a transformar al sur de California. Nosotros tenemos la responsabilidad de plantear y poner adelante las opciones mas económicas y es esta [WaterFix]”, aseveró.

La Opinión intentó obtener un comentario del alcalde Garcetti pero hasta el momento del cierre de este articulo no hubo respuesta.