El sinuoso camino de Argentina a Rusia: 44 jugadores, 3 entrenadores y un solo héroe: Messi

Los números de la 'Albiceleste' rumbo a un Mundial que costó sangre, sudor y lágrimas

Guía de Regalos

El sinuoso camino de Argentina a Rusia: 44 jugadores, 3 entrenadores y un solo héroe: Messi
El jugador de la selección argentina Lionel Messi celebra junto a sus compañeros la clasificación de su equipo al Mundial de Rusia 2018.
Foto: José Jácome / EFE

BUENOS AIRES, Argentina – El tortuoso camino de Argentina para clasificarse para el Mundial de Rusia 2018 incluyó 44 futbolistas que jugaron al menos un minuto, tres seleccionadores distintos, tres presidentes diferentes de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), una final perdida y un solo héroe: Lionel Messi.

Gerardo Martino, Edgardo Bauza y Jorge Sampaoli fueron los tres seleccionadores que dirigieron a la Albiceleste en su camino a Rusia.

Martino consiguió el 74% de los puntos que disputó, Bauza el 45,8% y Sampaoli el 50%. Entre los tres convocaron a 57 jugadores, pero 13 de ellos nunca ingresaron. Hubo uno solo que jugó todos los minutos en estas eliminatorias sudamericanas: el portero Sergio Romero.

Ángel Di María también jugó los 18 partidos como titular, pero fue reemplazado en algunos. El podio lo completan Javier Mascherano y Nicolás Otamendi, que estuvieron presentes en 15 partidos. Lo siguen Lucas Biglia (12) y Lionel Messi (10).

Sin embargo, de los 44 jugadores solo nueve hicieron goles: Messi metió siete, Di María, Gabriel Mercado y Lucas Pratto dos y Ezequiel Lavezzi, Biglia, Otamendi, Ramiro Funes Mori y Gonzalo Higuaín uno.

Las eliminatorias comenzaron con Luis Segura como presidente interino de la AFA tras la muerte de Julio Grondona. Segura contrató a Gerardo Martino como seleccionador tras la renuncia de Alejandro Sabella, subcampeón del Mundial de Brasil 2014.

Martino dirigió los primeros seis partidos: ganó dos (1-2 a Chile y 2-0 Bolivia), empató otros dos (0-0 con Paraguay y 1-1 con Brasil) y perdió los dos restantes (0-2 con Ecuador y 0-1 Colombia). En el medio, fue subcampeón de la Copa América Centenario de 2016. En 2015, antes del comienzo de las eliminatorias, fue subcampeón de la Copa América de Chile.

Tras su renuncia por los problemas organizativos de la AFA asumió Bauza, quien fue elegido por Armando Pérez, el presidente de la comisión normalizadora creada por la FIFA y la Conmebol para regular el órgano rector del fútbol argentino.

Cuando ‘el Patón’ asumió, Argentina era tercera con once puntos, a dos de los líderes Uruguay y Ecuador.

Con Bauza, Argentina ganó cuatro partidos (1-0 con Uruguay, 3-0 con Colombia, 1-0 con Chile y 2-0 con Bolivia), empató dos (2-2 con Venezuela y 2-2 con Perú) y perdió dos (0-1 con Paraguay y 3-0 con Brasil).

Cuando Tapia asumió como presidente de la AFA y despidió a Bauza para contratar a Sampaoli la Albiceleste era quinta.

El exentrenador del Sevilla comenzó con tres empates (0-0 con Uruguay, 1-1 con Venezuela y 0-0 con Perú) y en la última jornada le ganó a Ecuador (1-3) para que Argentina finalizara tercera y se asegurara un lugar en el Mundial de Rusia 2018.

El gran héroe de la Albiceleste en estas eliminatorias fue su capitán, Messi.

El delantero del Barcelona fue el máximo goleador del equipo con siete tantos, a pesar de que se perdió ocho partidos, siete de ellos por lesión y el resto por suspensión por insultar a un árbitro asistente.

Sin su máxima figura, la Albiceleste solo ganó un partido, ante Colombia en Barranquilla por 0-1, empató cuatro y perdió tres.

Además, metió los tres goles con los que Argentina venció a Ecuador este martes en la última jornada y selló su clasificación a Rusia 2018.

Hubiese sido una locura que Argentina no estuviera en el Mundial. Sufrimos mucho para entrar a este Mundial. Ahora debemos estar tranquilos, disfrutar la clasificación y preparar con tiempo lo que viene”, aseguró ‘la Pulga’.

Y Mascherano fue crítico con los directivos de la AFA.

“Está claro que nunca hemos buscado excusas y no las vamos a buscar. En un proceso de tres años, después del Mundial, hubo muchísimas cosas en las que, sin querer, te terminás sintiendo afectado. Cambios de entrenadores, de conducción desde la federación. Siempre tratamos de dar la cara y dar lo mejor”, dijo.

A pesar del sinuoso camino recorrido, Argentina llegará a Rusia con la ilusión de levantar una Copa del Mundo por tercera vez en su historia.