Trabajadores de compañía empacadora de comida protestan por un contrato justo

Exigen mejor salario y beneficios de salud
Trabajadores de compañía empacadora de comida protestan por un contrato justo
Alejandro Mora e Hilda Morales son empleados por 17 años en Overhill Farms. (Jacqueline García)

Decenas de trabajadores y aliados se reunieron ayer frente a la compañía Overhill Farms, de la ciudad de Vernon —al sur de Los Ángeles— para protestar por un contrato sindical justo.

“Nuestro presupuesto no nos alcanza”, dijo Alejandro Mora, quien ha trabajado con dicha empresa por 17 años. Este hombre confiesa que desde que comenzó a trabajar con ellos gana poco más del mínimo.

“El costo de vida en Los Ángeles es muy caro y aparte nos quieren hacer pagar cuotas altas de seguro médico. No nos alcanza”, añadió Mora.

Su compañera Hilda Morales, de 40 años y quien también lleva 17 años en la compañía, dijo que la empresa “nos ven como que no merecemos nada”, refiriéndose al poco interés que la compañía tiene para ayudarlos.

Explicó que gana 11.75 dólares la hora y tiene un seguro médico del cual debe pagar cerca de 60 dólares al mes.

“No me da miedo salir a protestar porque estoy buscando el bienestar justo para mí y mis compañeros”, dijo Morales.

Docenas de empleados protestaron afuera de la compañía Overhill Farms. (Jacqueline García)

Overhill Farms es una compañía fabricante por encargo de alimentos preparados congelados de alta calidad; da servicio a clientes minoristas de reconocidas marcas, marca propia y de servicio de comida.

En el 2013, Bellisio Foods compró Overhill y el año pasado, Bellisio fue adquirido por CPF, una empresa con sede en Tailandia y con un valor estimado de 5,000 millones de dólares, según indicó un comunicado del sindicato. Agregaron que la compañía cuenta con un capital neto de más de 20,000 millones de dólares.

Entre las negociaciones hay dos componentes importantes: la necesidad de un salario justo y un costo de seguro médico más asequible.

“La compañía puede muy bien ayudar a los empleados a tener un mejor estilo de vida con sus salarios”, dijo Rigo Valdez, vicepresidente del Local 770 del Sindicato de Trabajadores Unidos de la Industria de Alimentos y el Comercio (UFCW), sindicato representante de los trabajadores.

“Muchos empleados no usan su seguro médico porque piensan que es muy caro debido al copago que deben hacer”, añadió Valdez.

Los 400 trabajadores de Overhill Farms y el Local 770 de UFCW están buscando salarios justos, más horas garantizadas, respeto en el trabajo y beneficios de salud accesibles.

“La compañía dice que su objetivo principal es asegurarse que sus empleados vivan dignamente en Los Ángeles pero no nos dan muchas citas para negociar”, explicó Kathy Finn, secretaria tesorera de Local 770.

El contrato del sindicato venció el 22 de septiembre de 2017 y hasta el momento no se ha renovado. En respuesta, los trabajadores sindicalizados iniciaron una campaña para lograr respeto en el trabajo.

Además, los trabajadores firmaron una petición que fue entregada a la gerencia de la empresa el 28 de septiembre pasado.

“Queremos negociar pero por parte de la compañía las negociaciones están durando mucho”, dijo Valdez explicando que desde finales de julio intentan llegar a un acuerdo. Por ahora, descartaron irse a la huelga porque tienen la esperanza de llegar a un acuerdo justo y a tiempo.

Representantes de la compañía Overhill Farms, quienes filmaron la protesta de los manifestantes, se negaron a dar comentarios a La Opinión.