200 presas combaten incendios al lado de bomberos en California

Las mujeres encarceladas ganan $2 al día por su labor
200 presas combaten incendios al lado de bomberos en California
Reclusas reciben órdenes ante comenzar. .
Foto: captura de pantalla de NBC bay area

Portando mochilas de al menos 40 libras— las cuales contienen gafas protectoras, mangueras pequeñas, cantimploras y algo que comer en caso de que se alargue demasiado la jornada— unas 200 presas actualmente están ayudando a los bomberos a apagar fuegos a lo largo de California.

En el sur del estado, las mujeres se capacitan en Malibu Conservation Camp #13, donde los departamentos de bomberos pueden pedir su ayuda a cualquier hora del día. Decenas de presas están luchando contra las llamaradas en Anaheim, informó Bill Sessa, portavoz del departamento penitenciario, y  también se han enviado equipos a Napa, en el norte de California.

Las mujeres, informó NBC news, trabajan en equipos de 14 y utilizan herramientas manuales y sierras de cadena para despejar arbustos con fin de impedir que se propaguen  los incendios.

Presas desbrozan la maleza y arbustos. (Foto: Captura de pantalla de NBC Bay Area)

Aproximadamente 3,800 presas y presos luchan contra incendios cada año en California. Juntos representan 13% del personal contratado para combatir las llamaradas. A los presos se les paga $2 al día, lo cual, según NBC,  le ahorra $124 millones anuales al estado. A pesar de los bajos sueldos, algunos presos agradecen la oportunidad de salir al aire libre y ayudar a la gente.

Malibu Conservation Camp # 13 en el sur de California es uno de 43 campamentos de bomberos administrados por el departamento penitenciario, y uno de tres para reclusas. Los reclusos en los campamentos apagan cientos de incendios al año. Las mujeres en el campamento de Malibú, por ejemplo, han sido llamadas a extinguir 177 incendios en lo que va de 2017, dijo Sessa.

Una mujer prepara su equipo antes de partir. (Foto: Captura de pantalla de NBC Bay Area)

Los partícipes del programa lo hacen de manera voluntaria,  y hay varios factores que pueden motivar a los presos a inscribirse. “Se les paga mejor que cualquier otro trabajo en la cárcel”, dijo Sessa. Además de los $2 diarios, los presos también pueden ganar $1 por cada hora en la línea de fuego. Incluso, por cada día que participan en los campamentos, a los presos se les cuenta como dos días en la cárcel.

A pesar de esos beneficios, algunos políticos de California califican al programa como “esclavitud” de bajo sueldo.

Para participar, los reclusos deben ser condenados por un delito no violento, tener un registro de buen comportamiento y pasar exámenes físicos. Si un recluso tiene antecedentes de delitos sexuales, incendio premeditado o cualquier historial de fuga violenta, automáticamente quedan descalificados del programa de extinción de incendios.