Último adiós para víctima de masacre en Las Vegas

El veterano Christopher Roybal fue despedido en en la ciudad de Corona entre dolor y frustración
Último adiós para víctima de masacre en Las Vegas
Decenas de residentes ondearon banderas de EEUU en honor a Roybal. / Foto: Alejandro Cano

Con los rostros desencajados y el alma hecha pedazos, familiares y amigos de Christopher Roybal —el veterano de guerra que murió en la masacre de Las Vegas el pasado 1 de octubre— le dijeron hoy un “hasta pronto” durante los servicios fúnebres.

Visiblemente devastados los padres de Roybal, Debby Allen y Samuel Roybal, se despidieron del héroe durante una misa de cuerpo de presente en la iglesia católica San Mateo, en la ciudad de Corona, desde donde partieron hacia el cementerio Pierce Brothers Crestlawn Memorial Park, en la ciudad de Riverside.

“Fue un enorme privilegio ser la madre de Christopher. Hicimos todo juntos. Pasamos el último domingo en la alberca divirtiéndonos preparándonos para una gran noche, sin saber que sería su ultimo día de vida”, comentó Allen durante la misa.

“Él siempre me hizo sentir muy querida y bella. Tenía un alma incredible. Él me salvó la vida. Lo extrañaré por el resto de mis días”.

Su madre añadió que no hace mucho, ella le pidió disculpas por cómo se había portado durante su juventud, a lo que su hijo respondió que eran cosas del pasado.

Chris Roybal (sup-der.) falleció a los 28 años. / Archivo

“Nuestra relación era muy sólida, más de lo que podía desear”, agregó.

Entre lágrimas y un nudo en la garganta, el padre del hombre que el último lunes hubiera cumplido 29 años de edad, recordó momentos inolvidables, como cuando practicaron juntos el paracaidismo. Roybal narró que su hijo le dijo que se aventaran sin paracaídas en tono de broma, a lo que le respondió con un fuerte abrazo.

“Ahora sí hijo, abre tus alas, levanta el vuelo… Dios te tiene un lugar a su lado. Como lo dijo un amigo tuyo, ahora estas libre del deber”, mencionó desconsolado su padre.

Roybal añadió que el joven se portó como todo un héroe, arriesgando la vida por tal de salvar a otros inocentes.

Después de todo, Chris, como lo llamaban sus familiares y amigos, tenía el entrenamiento y la experiencia para responder ante una situación de crisis.
“Mi hijo siempre tenía una sonrisa en sus labios y siempre estaba dispuesto a ayudar a todo mundo. Mi hijo no pensó ni por un segundo sobre su integridad física y en vez de ello se dispuso a salvar vidas. Mi hijo siempre fue como una terapia para nosotros y esa noche sirvió como escudo para muchos”, dijo.

Roybal nació el 9 de octubre de 1988 en la ciudad de Paramount. Desde muy pequeño se mudó hacia la ciudad de Corona con su madre Debby, quien en su cuenta de Facebook escribió que a él le gustaba cantar en el karaoke las canciones de sus artistas favoritos como Luis Miguel, Christian Castro y Mijares, entre otros.

La misa de cuerpo presente se dio ayer en la ciudad de Corona. / foto: captura de video de KSNV.

Cuando Roybal le reveló a su madre su intención de unirse a las fuerzas armadas, ella intentó convencerlo de no hacerlo ya que temía por su vida. Sin embargo, decidido y sin dudar se enlistó.

Según la Marina de los Estados Unidos, Roybal hizo cuatro viajes a la guerra en la ciudad de Kandahar, Afganistán. Ahí, estuvo expuesto al peligro e incluso recibió impactos de bala.

En su último comentario en su página de Facebook, el joven contestaba a la pregunta de qué se siente recibir un tiro, debido al incidente mientras servía.

“Es una pesadilla de la cual no existe suficiente droga, ni suficientes terapias, ni suficientes conversaciones de ebrios con amigos y veteranos de guerra de la cual podrás escapar jamás”, escribió.

Según su familia, Roybal fue dado de baja en 2012 tras ensordecer del oído izquierdo debido al constante bombardeo.

Por su servicio honroso, fue condecorado en varias ocasiones con varias medallas y listones. Irónicamente, una bala le quito la vida en territorio estadounidense.

Roybal fue uno de 58 muertos durante la peor masacre registrada en los últimos tiempos en Estados Unidos.

El responsable, Stephen Paddock, quien según las autoridades se quitó la vida antes de ser arrestado, abrió fuego por casi 10 minutos contra la multitud que gozaba de un concierto de musica country en Las Vegas.

El veterano había viajado de su hogar en Colorado hacia Nevada para celebrar su cumpleaños. Paradójicamente, el día exacto en que nació hace 29 años, su cuerpo arribó en un ataúd en el Aeropuerto Internacional de Ontario, desde donde fue trasladado a la funeraria Thomas Miller, en la ciudad de Corona.

Al igual que entonces, ayer decenas de personas participaron en la procesión fúnebre, la gran mayoría de ellos ondeando banderas estadounidenses.

La carroza blanca fue flanqueada y seguida por veteranos de guerra aficionados a las motos.

Ayer cerca de 150 veteranos de guerra aficionados a las motos siguieron la carroza donde Roybal fue transportado. / FOTOS: ALEJANDRO CANO