Bamby Salcedo: fiera guerrera de los derechos de las transLatinas

Es una sobreviviente de la pobreza extrema, el abuso y la violencia; logra salir y su misión es ayudar a su comunidad
Bamby Salcedo: fiera guerrera de los derechos de las transLatinas
Bamby Salcedo llegó a California a los 17 años de edad: Aurelia Ventura
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión


“Soy un milagro. He estado cerca de la muerte muchas veces. No se supone que debería estar aquí” “, dice Bamby Salcedo.

Esta inmigrante mexicana, indocumentada y transgénero es un verdadero ejemplo de sobrevivencia. Fue una niña de la calle que dormía en cartones, abusada sexualmente muchas veces, adicta a las drogas desde los 7 años, forzada a prostituirse y a robar, con entradas y salidas constantes de las cárceles.

Fue años después de emigrar a los Estados cuando logró dejar esa vida atrás para convertirse en una líder que aboga fuertemente contra la violencia y discriminación de las mujeres transgéneros latinas en los Estados Unidos y porque sean reconocidas como seres humanos con todos sus derechos.

“Vine a los 17 años a California. Mi papá vivía en Visalia, en el centro de California pero yo me fui más al norte, y mi primer trabajo fue embolsando tortillas”, dice Salcedo, nacida y criada en Guadalajara, México.

“A mi madre, el doctor le dijo que había nacido un niño cuando dio a luz. Pero yo siempre me sentí diferente, no sabía cómo”, dice.

Bamby Salcedo se siente orgullosa y feliz de todo lo que ha logrado para proteger a su comunidad. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)

Salcedo tuvo una vida muy dura. Su padre abandonó a su madre, y los dejó en la pobreza total. “Eso me llevó a muy temprana edad a vender chicles en la calle, drogarme con pegamento. Gradualmente comencé a usar otras drogas como alcohol, marihuana y pastillas. Me crié en un ambiente de trabajadoras sexuales. Me ponía a robar. Así que a los doce años, me institucionalizaron en los centros para jóvenes. Entraba y salía de esas cárceles”, recuerda.

Pese a todos los problemas que vivía, logró terminar la primaria, y cuando a los 16 años conoció a su padre, y la invitó a venirse a California, no lo pensó dos veces. “Qué estoy haciendo aquí. Mi vida no es nada”, menciona que se dijo para sí misma.

Así que contrató un “coyote” y llegó a California.  Pero al lado de su padre, dice que no podía ser ella misma, y decidió venir a Los Ángeles.

Aunque su vida no cambió mucho al principio.

“Fue muy difícil porque en esa época no había ningún tipo de servicio para la comunidad trans. Todo lo agarrabas en la calle y continué con las drogas, el trabajo sexual, mucha violencia. Me convertí en una indigente”, comenta.

Bamby Salcedo, crea una organización para ayudar a las mujeres transgéneros latinas.(Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)

Pero a los 19 años dice que empezó un proceso gradual de transición. “Me di cuenta que ya no podía seguir escondiendo quién era y eso me ayudó a desarrollarme, ver las cosas bien. Fue una forma de liberación. Mis propias experiencias me hicieron abrir los ojos”, cuenta.

Y ahonda diciendo que en ese momento sintió un gran coraje por hacer algo y ayudar.

No solo dejó las drogas, la prostitución sino que se convirtió en una líder para la comunidad Trans.

En 2009 fundó la Coalición TransLatin@ para organizar y abogar pos las necesidades las latinas trans que son inmigrantes y viven en los Estados Unidos.

“Tenemos que educarnos, sensibilizarnos y aprender a ver la humanidad de las personas. Independientemente de ser trans, somos seres humanos con sentimientos, que lloramos, reímos. No queremos ser señaladas ni juzgadas”, asevera.

Y agrega que ellas tienen habilidad, aptitudes y sueños. “Pero la comunidad nos margina, nos discrimina y nos señala. Y esto hace más difícil todo”, confía.

Salcedo recalca que los últimos reportes que ha publicado la Coalición TransLatin@ indica las trans latinas experimentan discriminación y negación del empleo, vivienda, cuidado de salud, educación y hasta acceso a servicios espirituales.

Esta líder transgénero se graduó de la universidad Cal State Los Angeles de la carrera de Estudios México americanos y Latinoamericanos, y actualmente hace una maestría en ese mismo campo.

Bamby Salcedo, fundadora de la Coalición TransLatin@, luchadora incansable por los derechos de las translatinas. (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)

¿Qué es para ti el orgullo hispano?

“Me identifico como latina, no como hispana. Y me siento muy orgullosa de ser una mujer latina, trans, inmigrante. Tuve la oportunidad de reformar mi vida, dejar las drogas, las calles. Tengo un espíritu de guerrera que me viene de antaño, de mi historia ancestral”, sostiene.

Y dice con la voz entrecortada  por la emoción, que si tuviera que partir de este universo ahora mismo, se iría en paz consigo misma, con la gente y la sociedad.

“Es difícil ver el futuro pero tenga muchas esperanzas de que las experiencias de las translatinas van a mejorar, de que nos vamos a empoderar y empoderar a la sociedad para que entiendan nuestra situación”, expresa.

Salcedo ha recibido muchos reconocimiento entre ellos el premio Sheila J. Kuehl Trailblazer Award del Stonewall Democratic Club; el James Earl Hardy Legends Award otorgado por The Black & Hispanic Gay Coalition; The West Coast Liberty Awards de la organización Lambda Legal por su trabajo Los Ángeles del Cambio, una organización que provee cuidado de salud a la juventud trans.

En 2015, la revista OUT la reconoció como una de las 100 pioneras OUT del año. Un año antes, en 2014, su vida fue descrita en el documental Transvisible: La Historia de Bamby Salcedo.