Pareja se salva de incendio en California refugiándose en alberca

Los Pascoe estuvieron en la piscina durante seis horas mientras las llamaradas devoraban todo a su alrededor
Pareja se salva de incendio en California refugiándose en alberca
John y Jan Pascoe, de 70 y 65 años, respectivamente.
Foto: Brian van der Brug / captura de pantalla de Los angeles times

Cuando John y Jan Pascoe se acostaron a dormir el domingo, estaban al tanto de un incendio en la zona. Pero estaban tranquilos. Jan había visto humo por la ventana, pero, como tantos incendios anteriores en las colinas de Santa Rosa, se veía lejos.

Poco después de las 10:00 p.m., su hija les llamó desde San Francisco. Temía por ellos, les explicó. La casa de los padres su esposo, a unas 40 millas de los Pascoe, se había calcinado.

“Creo que deben evacuar”, les dijo su hija.

John, un artista y vendedor de vino jubilado, tomó unos tazones que le habían pertenecido a su madre, los envolvió en unas toallas y los metió en su camioneta. También subió algunas de sus pinturas favoritas. “Por si acaso”, pensó.

Su hija les volvió a llamar, diciendo: “Creo que se deben ir ya”. Fue entonces que Jan miró por la ventana y vio una pared de llamas, la cual se acercaba con espantosa velocidad.

Jan agarró a su gato, su mascota de 17 años, y salió corriendo de la casa con John. Ella se subió a su auto y él a su camioneta.

Condujeron por la carretera hasta creer que las llamaradas habían pasado, luego volvieron a su hogar. Al abrir la puerta de su auto, el gato de Jan huyó. No lo ha vuelto a ver.

El incedió, además, no se había apagado.

Fue entonces que los Pascoe se acordaron de la piscina de sus vecinos. Jan llamó al 911, preguntando si refugiarse en ella era buena idea. El despachador le dijo que se fueran a “cualquier sitio seguro”.

Jan se quería meter de inmediato a la alberca, pero a John le preocupaba el frío del agua, así que decidieron esperar. Cuando vieron que la casa de sus vecinos prendió fuego, saltaron a la piscina. Allí esperarían por seis horas.

John y Jan retiran ropa quemada de la piscina de sus vecinos. (Foto: Captura de pantalla/ Brian van der Brug/ Los Angeles Times)

En entrevista con Los Angeles Times, los Pascoe informaron que utilizaron chamarras que habían llevado consigo para protegerse de los escombros. La pareja se mantuvo arrinconada en la parte de la alberca más alejada de la casa hasta verla derrumbarse.

Cuando las llamaradas finalmente se atenuaron, Jan buscó su teléfono para llamar a su familia. Antes de meterse a la piscina, ella lo había puesto en uno de sus zapatos, justo al lado de la alberca. Lo encontró. Pero estaba derretido.

La red de protección alrededor de la piscina se calcinó. (Foto: Captura de pantalla/ Brian van der Brug/ Los Angeles Times)

Mirando a su alrededor, los Pascoe se dieron cuenta que lo habían perdido todo. Pero estaban a salvo.

Temblaban de frío. Agotados y cubiertos de hollín, se tomaron de la mano, y se salieron de la alberca. Juntos.