23 años preso por un crimen que no cometió; ahora vuelve a abrazar a su madre como un hombre libre

Lamonte McIntyre estuvo preso injustamente de los 17 a los 41 años en Kansas City

23 años preso por un crimen que no cometió; ahora vuelve a abrazar a su madre como un hombre libre
McIntyre está libre tras reconocerse "injusticia manifiesta" en su caso
Foto: Captura vídeo KMBC 9 News

Lamonte McIntyre tenía 17 años cuando el 15 de abril de 1994 lo encerraron en una prisión para menores en Kansas City acusado de un doble asesinato que nunca cometió; este viernes fue finalmente puesto en libertad tras 23 años entre rejas, mismo tiempo sin abrazar a su madre, con quien se fundió en un abrazo nada más salir de la cárcel.

McIntyre fue originalmente condenado por el testimonio falso de dos testigos que luego se retractaron. Los acusadores no presentaron ninguna evidencia física o motivo que uniera a McIntyre con el doble homicidio, por lo que un nuevo fiscal ha declarado ahora que existe una “injusticia manifiesta”, según un comunicado.

“A la luz de la información […] mi oficina está pidiendo que la corte determine que existe una injusticia manifiesta”, dijo el fiscal del condado de Wyandotte, Mark Dupree, convencido de que nada une al sospechoso con el tiroteo mortal que ocurrió ese trágico día de 1994.

Lamonte McIntyre fue injustamente condenado a cadena perpetua (Cortesía Gheryl Pilate)

INTENTO DE SUICIDIO

“Me dejaron en una celda durante 36 horas. Estaba tan deprimido que intenté suicidarme, pero el personal no me permitía tener agujetas, sábanas, tenedores, cucharas o cualquier otra cosa con la que podría haberme matado. Ni siquiera libros, bolígrafos o papel. Entonces me tumbé preguntándome: “¿cómo terminé en este lío?“, relata el propio McIntyre en una larga carta escrita desde la cárcel en 2010.

Lamonte escribió una carta en la que relata sus deseos de suicidarse (The Kansas City Star)

“Yo casi me caigo al piso”, reconoce Rose McIntyre, madre de Lamonte, en cuanto se enteró de la buena noticia, “quiero que [mi hijo] conozca la luz del sol”, aseguró al periódico Kansas City Star; feliz porque Lamonte estaba “realmente libre” y ya no era por más tiempo “un recluso, un número”.

McIntyre debe ahora comenzar de cero: no tiene experiencia laboral ni seguridad social. La famila está intentando recaudar online $5,000 dólares para ayudarle a iniciar su nueva vida, ya que Kansas es uno de los 18 estados en EEUU que no compensa por su tiempo en prisión a las personas condenadas por error.

Veintitrés años después ambos pueden abrazarse de nuevo, por lo que Rose McIntyre se desahoga en palabras de agradecimiento a “todos aquellos que nunca se dieron por vencidos” en la lucha por la libertad de su hijo, entre ellos ONGs como Injustice Watch o Midwest Innocence Project, esta última con más de 700 casos en espera similares al de McIntyre.