Antes era indigente; hoy ayuda a otras personas sin hogar

Programa ayuda en la recuperación de los desamparados para que sean una voz por sus necesidades

Héctor Curiel recuerda los buenos momentos cuando trabajaba en una clínica en la ciudad de Glendale como supervisor. Tenía su propio apartamento en Sherman Oaks, al noroeste de Los Ángeles, y manejaba su Ford Explorer.

Sin embargo, un accidente inesperado hace seis años lo llevó a la indigencia.

“Un día me lastimé la espalda al punto que no me podía mover y un quiropráctico tuvo que llegar a mi casa para ayudarme”, recordó el hombre de 54 años.

Tras el accidente tuvo que refugiarse en las pastillas para el dolor hasta convertirse en adicto.

Poco después perdió su empleo, su apartamento y llegó a vivir en su camioneta. Su depresión empeoraba, pero no se atrevía a hablar de su tragedia con sus familiares.

“Ni en mis más terribles pesadillas me hubiera imaginado que algún día iba a terminar durmiendo debajo de las autopistas”, dijo Curiel.

Pasó cinco años en las calles hasta que el año pasado decidió levantarse de nuevo.

Con la ayuda de la Corporation for Supportive Housing (CHS), una entidad nacional que aboga por vivienda de bajo costo y recursos para indigentes, Curiel recibió un apartamento en el área de Skid Row y una capacitación para aprender a reintegrarse en la sociedad.

“He comenzado a expandir mis conocimientos, tengo alas de nuevo y quiero hacer muchas cosas”, expresó. “Quiero trabajar con los indigentes mayores de edad y me gustaría ser un consejero en Skid Row”, dijo Curiel.

Recientemente, Curiel y un grupo de 10 compañeros se graduaron de CHS Speak Up, un programa de un año que capacita a individuos sin hogar para ser portavoces y abogar a favor de los asuntos que los afectan.

Entre los más importantes esta la medida HHH para crear viviendas más accesibles en la ciudad de Los Ángeles y la medida H, la iniciativa del condado de Los Ángeles que utiliza fondos del impuesto sobre las ventas para ayudar a pagar los servicios de los desamparados.

Un programa sobresaliente

Hay una idea errónea de los indigentes y lo que esta pasando en Los Ángeles, dijo Ann English, supervisora del programa CSH Speak Up.

“Los indigentes son una sociedad marginalizada”, recalcó. “Y hablando culturalmente, hay muchos que se sienten avergonzados de hablar del tema”.

English dijo que para que ellos puedan sobresalir la comunidad debe entender sus necesidades. “Necesitan apoyo, programas de desarrollo y educación”.

A través del programa Speak Up los participantes reciben esta ayuda y más. Aprenden a comunicarse efectivamente con funcionarios electos y gubernamentales, líderes corporativos y filantrópicos, medios de prensa y el público en general. Sus historias personales ayudan a relatar la importancia de recibir ayuda para romper el ciclo de la falta de vivienda.

Curiel dijo que recuperarse es lo mejor que le ha pasado. Él recomienda que las personas que se encuentran en una situación similar que no tengan miedo a levantarse.

“No se desanimen. Busquen ayuda”, expresa.

Para saber más acerca de CHS visita http://www.csh.org o por teléfono al (213) 623-4342.