La reverenda María Swearingen, co-pastora de la Iglesia Calvary Baptist, dice que la prórroga del “TPS” es una “obligación moral”. Foto: María Peña/Impremedia